Recurso contencioso contra el acuerdo de adhesión a la AMI

25.09.2015 | 04:24
Concentración frente al Ayuntamiento el día de la votación de la adhesión a la AMI.
Concentración frente al Ayuntamiento el día de la votación de la adhesión a la AMI.

El Ayuntamiento deberá comparecer ante los tribunales por la decisión plenaria de incorporar Terrassa a la Associació de Municipis per la Independència (AMI). Societat Civil Catalana presentó el miércoles un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo de pleno del pasado mes de julio, en el que apoyaron la incorporación de la ciudad a la plataforma independentista CiU, ERC-MES, CUP y siete de los nueve concejales del PSC.

Al recurso contencioso-administrativo se ha sumado a título personal Gabriel Turmo, presidente y portavoz municipal del Partit Popular de Terrassa. El político explicaba ayer que el acuerdo del pleno es "contrario al ordenamiento jurídico" y recordaba que la pertinencia a la AMI comporta el pago de una cuota "que serviría o esta sirviendo para la financiación de una entidad cuyos objetivos no son conformes con la legalidad vigente y no tienen relación con las competencias propias municipales".

Turmo presentó este verano un ruego solicitando la no ejecución del acuerdo del pleno. El concejal entiende que, con la adhesión a la AMI, el Ayuntamiento de Terrassa "no atiende al interés público general, sino al interés partidista, ideológico de un determinado colectivo que se identifica con una ideología concreta, en este caso, el separatismo rupturista". En ese sentido, opina que el acuerdo del pleno es "un acto de una extrema gravedad ya que supone, entre otras infracciones, una vulneración de preceptos y principios constitucionales así como incurre también en desviación de poder".

Terrassa es la ciudad de mayor población que ha aprobado su incorporación a la AMI, cuyo presidente, Carles Puigdemont, celebró la misma noche del pleno la decisión municipal. El gesto fue el espaldarazo definitivo al pacto de gobierno entre el PSC y CiU, partido que puso como condición a la sociovergencia que Terrassa se incorporara a la plataforma. Desde entonces, la decisión no ha dejado de generar polémica en la ciudad.

La primera, el enfado del líder del PSOE, Pedro Sánchez, molesto con el apoyo del grupo municipal socialista a la adhesión. Jordi Ballart dió libertad de voto a sus concejales en el pleno ordinario de julio, lo que se tradujo en siete votos favorables a la AMI y dos abstenciones, la del propio alcalde y la del entonces segundo teniente de alcalde Alfredo Vega. La indignación del primer secretario del PSOE fue tal que se ha negado a visitar Terrassa en campaña electoral.

Anoche, la polémica de la adhesión a la AMI regresó al pleno, el primero tras la votación del acuerdo. El grupo municipal de Ciutadans presentó una propuesta de resolución solicitando la revocación del acuerdo y el Partit Popular una pregunta pidiendo información sobre el importe de la cuota como miembro de la AMI.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook