Un concurrido Aplec albergó a más de dos mil sardanistas

22.09.2015 | 04:21
El concurs de colles improvisades, que reúne a sardanistas agrupados espontáneamente.
El concurs de colles improvisades, que reúne a sardanistas agrupados espontáneamente.

La Agrupació Sardanista Asert ha celebrado a lo largo del pasado fin de semana su gran fiesta anual, la XXXII Diada Sardanista-43 Aplec de Terrassa celebrada en su mayor parte en la Plaça Vella (tras la programación inaugural del pasado jueves, que se desarrolló en la Casa Museu Alegre Sagrera.)
La coincidencia de este acontecimiento con otras muchas actividades a lo largo del mismo fin de semana no han restado público al evento, al contrario; la coexistencia con los actos de Terrassa Ciutat Gegantera ha servido como reclamo a los aficionados, que han llenado con su presencia las convocatorias de la Diada.

Las tardes de sábado y domingo fueron las más concurridas, con la presencia de más de mil personas cada tarde, mientras que en la mañana del domingo (coincidiendo con los actos centrales de la Ciutat Gegantera) la asistencia fue algo menor.

Además de las actuaciones de las cobles invitadas, la Diada estuvo marcada por los homenajes y acontecimientos especiales. El sábado, tras la "magnífica" actuación de la cobla Principal de Terrassa (según el relato de Jacob Jordà, presidente de la entidad organizadora), la hija y la nieta de Guillem Rodríguez fueron las protagonistas del tributo que se dedicó a este compañero de la junta de la entidad, monitor de los cursos de enseñanza de sardanas.

Al día siguiente se sumaron a la Principal, ya por la mañana, las cobles Mil·lenària de Perpinyà y Sant Jordi de Barcelona. En la segunda sesión se estrenó la sardana "Terrassa al món", de Frederic Guisset, compositor y flabiol en la cobla Mil·lenària. Esta cobla de Perpinyà es "la más importante de la zona de la Catalunya Nord", explica Jordà.

Colla ganadora
Por la tarde, con la plaza nuevamente llena, se celebró al final de las actuaciones de las cobles Mil·lenària y Sant Jordi el concurso de colles improvisadas, que ganó la colla Amunt i Avall. Los ganadores recibieron el primer trofeo Tito Paüls, instaurado este año en homenaje a quien fuera presidente de la entidad y entregado por la familia de este sardanista, fallecido el año pasado. El domingo también se ofreció un homenaje a Enric Morera, con la interpretación de "Catalunya." A lo largo de los dos días de celebración han tenido lugar diversos sorteos que han incluido tres jamones y diversos obsequios como premio.

La cita no sólo atrajo a sardanistas de Terrassa, sino a otros llegados de localidades y lejanas: Sant Cugat del Vallès, Rubí. Viladecavalls, Castellar del Vallès, Sabadell, Sant Quirze del Vallès, Barcelona, Manresa, Lleida... e incluso Andorra.

El Aplec debía despedirse con la interpretación conjunta entre las dos colles invitadas de la pieza "Ofrena a Terrassa", de Ricard Viladesau, aunque finalmente la pieza final fue "La Santa Espina", también de Morera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook