La Ciutat Gegantera ya toma altura

20.09.2015 | 10:10
Baile de Magi y Roseta, el "gegantó" Antoni Messeguer y Carmeta en el Raval.
Baile de Magi y Roseta, el "gegantó" Antoni Messeguer y Carmeta en el Raval.

El centro de la ciudad se vió invadido ayer por la tarde por un ambiente festivo inusual e insólito en estas fechas. Era la jornada inaugural de Terrassa XXXena Ciutat Gegantera 2015, que este fin de semana nos convierte en la sede de la gran fiesta anual de este ámbito de la cultura popular catalana. Un primer día de carácter más local que los dos siguientes, que arrancó en la plaza Didó, punto de salida de una cercavila de "imatgeria" exclusivamente terrassense. Los Bastoners de Terrassa abrían y les seguían los Gegants de Sant Llorenç, L' Espantaocells de Amunt i Crits, las figuras del taller Manetes, Pep Panxut (de la Escola el Cim), Teo i Quima, los gegants del centro Bisbat d'Ègara, y, llevados por Geganters de Terrassa, Magí i Roseta (los modernistas), Tranqui, Monjolina y Carmeta; y también los tambores del Bitxo del Torrent Mitger y el Drac de Can Boada, y el Drak Baluk, entre otros.

Recuerdo a Toni Messeguer
En el salón de plenos del Ayuntamiento, a las siete, y conducido por el actor Jaume Bernet, tuvo lugar el acto institucional de reconocimiento a los presidentes y caps de colla que el grupo de Geganters de Terrassa ha tenido desde 1979. Esto es, y por este orden, Francesc Brugueras, Jan Grau, Lluís Uroz, Joan Montfort, Antoni Messeguer (fallecido el año 2010), Albert Trenchs y Santi Serrano. Trenchs, actual presidente, expresó su agradecimiento a todos "por la dedicación, el esfuezo y el amor por los gegants", y tuvo palabras de recuerdo para " el culpable de que hoy estemos aquí disfrutando de una buena Ciutat Gegantera: Toni Messeguer".

El alcalde Jordi Ballart les entregó los reconocimientos. El de Messeguer lo recogió su viuda, Antònia Farré. Cuando lo anunció Bernet apenas pudo contener su emoción. Inmediatamente la sala estalló en un muy largo aplauso, con la mayor parte de los asistentes puestos en pie.

El presidente de la Agrupació de Colles de Geganters de Catalunya, Amador Codina, felicitó a Geganters de Terrassa porque "después de batallar unas cuantas veces, habéis logrado la Ciutat Gegantera". Y subrayó que han hecho "un esfuerzo muy importante, meses trabajando, para conseguir que los asistentes, de Terrassa y de fuera, puedan disfrutar de todas las actividades y este fin de semana sea inolvidable".

También el alcalde Jordi Ballart agradeció a los Geganters "su trabajo, su pasión y su entusiasmo". "Después de la larga noche del franquismo recuperamos la cultura popular y tradicional, y es un gran honor ser ahora la Ciutat Gegantera." Los gegants, además, son también "patrimonio, historia, identidad, cultura y proyección exterior de la ciudad". Codina le entregó unos gegants en miniatura, "que quieren sintetizar los valores por antonomasia del pueblo catalán: trabajo y cultura", y un libro. Ballart lo correspondió con el obsequio del escudo de la ciudad.

"El gran momento"
El tercer acto, poco antes de las ocho, en la plaza de la Torre del Palau. Allí se encontraba, aún cubierto, el monumento de Terrassa Ciutat Gegantera. "El gran momento ha llegado", comenzó Bernet . "Desde hoy,y durante todo un año, Terrassa será la capital del mundo geganter.".A "la gegantera más veterana de la colla", Antònia Farré le correspondió dejar al descubierto el monumento. El acto finalizó con un pilar de set de Minyons de Terrassa (con los concejales Isaac Albert, Javier González y Xavi Matilla en la pinya). A su término, en el Raval comenzaba un pregón-espectáculo con la participación de varios grupos de cultura popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook