La ciudad y el Vallès llenan de verde sus tramos de la Via Lliure

13.09.2015 | 04:22
Los manifestantes egarenses, justo tras el paso del puntero gigante.
Los manifestantes egarenses, justo tras el paso del puntero gigante.

Centenares de terrassenses participaron ayer en una nueva gran demostración de fuerza del independentismo, justo cuando faltan poco más de dos semanas para la celebración de las próximas y trascendentes elecciones al Parlament. Hasta 5,2 kilómetros de la avenida Meridiana de Barcelona quedaron abnegados de manifestantes y se convirtieron en el epicentro de la llamada Via Lliure. La Guardia Urbana cifró el número de asistentes en 1,4 millones -400.000 menos que en la manifestación de la pasada Diada-.

Por su parte, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium (que organizaron la movilización bajo la marca "Ara és l'hora") cifraron la multitud en 2 millones de personas. Estas entidades dividieron la arteria en 135 tramos, los mismos que escaños tiene la cámara catalana. A Terrassa le correspondió el número 73 , entre las calles de Mallorca y de Gabriel y Galán. Tal intervalo quedó enmarcado en el eje de la sostenibilidad. Ésta era una de las diez propuestas temáticas de país en las que se fraccionó la "marea" humana.

Ambiente festivo
Ya desde primera hora de la mañana de ayer era fácil ver por Terrassa a ciudadanos que, vestidos con la camiseta blanca oficial de la manifestación, se dirigían hasta Barcelona. Muchos de ellos fueron por su cuenta, aunque la ANC fletó 12 autocares que, repletos con hasta 580 personas a bordo, salieron a la una del mediodía de la estación de autobuses de la Rambleta del Pare Alegre rumbo a la capital catalana. Algunos vehículos llegaron hacia las tres del mediodía, ya que encontraron importantes retenciones de tráfico a la entrada de Barcelona. El Centre Excursionista de Terrassa desplazó otros cinco autobuses a la Via Lliure.

Josep Margarit, vecino de Ca n'Aurell de 47 años, fue uno de los terrassenses que llegaron a la Meridiana con uno de los autocares de la ANC. "He venido con mi mujer, mis dos hijos y un grupo de unos doce amigos. Quiero reivindicar el derecho que tenemos los catalanes a decidir sobre nuestros propios intereses", explicaba.
También acompañado de su pareja y de un grupo de 13 amigos y familiares fue a la Via Lliure Joan Gotsens. Acudió con uno de los autocares desplazados por el Centre Excursionista. Gotsens también salió de la céntrica estación de autobuses de la Rambleta.
Al término de la movilización, este vecino de l'Escola Industrial mostraba su alegría por haber participado en la Via Lliure y destacaba el tono festivo de la jornada reivindicativa. "Hemos evidenciado de nuevo ante el mundo que no daremos marcha atrás", afirmaba entre cánticos de independencia.

Por su parte, la coordinadora de la sección local de la ANC, Esther Sancho, subrayó que la manifestación "superó todas las expectativas". La responsable egarense de la entidad indicó que "ha sido fantástico ver cómo el tramo designado a Terrassa estaba repleto de gente".

También llenos hasta la bandera quedaron los tramos del 64 al 73, que eran los que correspondían a las poblaciones del Vallès Occidental, desde Matadepera (tramo 67) a Rellinars (72), Rubí (66), Sant Cugat (68), Ullastrell (64) o Vacarisses y Viladecavalls (67). La ANC fletó más de 150 autocares en la comarca para participar en la Via Lliure y transportó así a unos diez mil vallesanos, que vieron como cuando el reloj marcaba las 17.35 horas, el puntero que recorrió la larga avenida barcelonesa desde el principio al final discurría por el espacio central reservado a su paso.
Fue entonces cuando miles de manos se alzaron mostrando pequeños punteros de cartón de color verde oscuro. Los organizadores habían pedido a los manifestantes que los llevaran de un tono distinto en función del eje temático que les había tocado. Y ese color, el verde oscuro, fue el que correspondió a la sostenibilidad.

Puntual, a las seis de la tarde, el gran puntero que "cosió" la manifestación de punta a punta llegó al escenario, donde el Cor Jove de l'Orfeó Català interpretó la canción popularizada por el cantautor Lluís Llach, "Venim del nord, venim del sud". El coro actuó acompañado por la orquesta Terrassa 48 y con la voz de la cantante egarense Gemma Humet. Sobre las siete de la tarde, y después de escuchar el discurso del presidente de la ANC, Jordi Sánchez, los terrassenses que se habían desplazado en autocar con la Assemblea hasta Barcelona volvieron a nuestra ciudad. "Los vehículos han aparcado durante la manifestación a la zona del Fòrum y ahora nos recogerán entre las calles de València y la Independència. ¡Qué cosa más curiosa!", bromeaba Joan Gotsens justo antes de emprender la marcha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook