No se creían que eran operarios de Endesa

31.07.2015 | 04:20

Pagan justos por pecadores. Este dicho tan antiguo debió pasar por la cabeza de los trabajadores de Endesa que el miércoles fueron al domicilio de un caporal que, sospechando de fraude, les pidió que demostraran que trabajaban para la empresa. Los individuos accedieron y facilitaron un teléfono de la empresa, que en ese momento no pudo asegurar si eran sus operarios. Los hombres tuvieron que dejar sus datos y quedó constancia. Más tarde Endesa llamó confirmando que sí eran sus trabajadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook