Verano 2015

"L´escurçó negre" Un guión con la firma del protagonista

28.07.2015 | 04:20
La ficción británica empezó a emitirse en Catalunya en el año 1989.
La ficción británica empezó a emitirse en Catalunya en el año 1989.

Sin desmerecer a otras cadenas, de la BBC surgieron durante las décadas de los setenta y los ochenta una saga de comedias de situación que marcaron una época. Los espectadores catalanes pudieron ver muchas de estas ficciones gracias a TV3, que durante los primeros años de emisión -y con la idea de acercarse al espejo del prestigioso modelo de televisión pública británica- brindó títulos como "N'hi ha que neixen estrellats", "Hotel Faulty", "Sí, ministre" o "Els Joves". En aquel entonces también aparecieron "sitcoms" históricas envueltas en un humor típico británico, como "Allo, allo!" o "Blackadder". Una serie, esta última, que Televisió de Catalunya bautizó como "L'escurçó negre".

Eran unos tiempos en los que el actor Rowan Atkinson todavía no se había puesto en la piel del personaje que le ha hecho más popular en todo el mundo, "Mr. Bean". Si bien en "L'escurçó negre", el cómico ya demostró indudables maneras para la interpretación dando vida a Edmund Blackadder, un príncipe a través del cual el público desacralizó, en una clave de humor inteligente, la siempre rimbombante historia de Inglaterra.

La serie duró cuatro temporadas y contó con 24 episodios. Cada una de las entregas se centraba en un momento histórico diferente, aunque el llamado "escurçó negre" y sus secuaces aparecían en todas, convirtiéndose así en el hilo común de la producción. Todo comenzó un día 15 de junio de 1983. Fue cuando la cadena BBC emitió la mítica "Blackadder" por primera vez. Los capítulos iniciales se situaron en el año 1485. "L'escurçó negre" era entonces un aspirante a la corona que para ascender al trono tejía ambiciosas estratagemas que, por supuesto, nunca salían como él esperaba.

La segunda temporada se trasladó ya al siglo XVI. En aquellos episodios, el protagonista pasaba a ser un supuesto biznieto del noble con el que empezaba la serie y trataba de ganarse la confianza de la reina Elisabeth I para obtener sus favores. Cual perro fiel, le acompañada el embobado de Baldrick, un harapiento sirviente que sacaba de quicio al "escurçó" y que fue uno de los personajes más característicos y potentes de la ficción. Ya en la tercera entrega, el protagonista se trasladaba al 1800 y encarnaba a un ser arruinado que se había convertido en el mayordomo del príncipe de Gales. Mientras, en la cuarta temporada, Blackadder pasaba a ser el capitán del ejército británico en la Primera Guerra Mundial. Fue la manera de sobrevivir a los siglos y a la audiencia.

Un guión con la firma del protagonista
El propio Rowan Atkinson se encargó de guionizar la primera temporada de la serie (que, por cierto, obtuvo enseguida el valor de la crítica y el público). El actor, que después mudó la piel hacia el archiconocido Mr. Bean, adquirió ya fama en muchos países con "L'escurçó negre", una "sitcom" que llegó a obtener dos premios Bafta, otorgados por la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión, en 1988 y 1990. Pero no sólo Atkinson y Tony Robinson (en el papel de Baldrick) contribuyeron el éxito de la producción.

"L'escurçó negre" tenía un destacable elenco de personajes secundarios que más tarde hicieron carrera en la pequeña pantalla. Tal vez el caso más significativo fue el de Hugh Laurie, que si en la comedia de situación histórica encarnaba al príncipe George, años más tarde pasaría a ser el mismísimo doctor House.

Laurie ayudó de esta manera a configurar una comedia, "L'escurçó negre, a la que la BBC puso el punto y final en 1989. En 2000, la propia cadena pública británica elaboró un listado, con las aportaciones de prestigiosos críticos, sobre las 100 mejores producciones televisivas de la historia. En la clasificación, "L'escurçó negre" ocupó un más que meritorio puesto número 16.

Dos profesionales que eran garantía de éxito
Un equipo talentoso. En los diálogos de "L'escurçó negre" trabajó Richard Curtis, un neozelandés que tiempo después pasó a ser un reconocido guionista de Hollywood, puesto que películas como "Cuatro bodas y un funeral" o "El diario de Bridget Jones" llevaron su firma. Curtis también colaboró con Rowan Atkinson en "Mr. Bean".
Joan Pera, doblador. La inconfundible voz del actor ha estado desde siempre asociada al doblaje de Rowan Atkinson en Catalunya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook