Derriban el muro exterior de la antigua fábrica Agut

21.07.2015 | 04:20
La antigua fábrica Agut, situada en la avenida de Josep Tarradellas, está en plenas obras.
La antigua fábrica Agut, situada en la avenida de Josep Tarradellas, está en plenas obras.

Los terrassenses que hayan paseado estos días por la avenida de Josep Tarradellas ya se habrán dado cuenta. El muro exterior de la antigua fábrica Agut ha sido completamente demolido. Desde febrero, el grupo Bon Preu está llevando a cabo una serie de obras de adecuación para ubicar el primer supermercado Esclat de Terrassa, que abrirá sus puertas en septiembre. En las últimas semanas, los cambios en la tradicional estructura de esta emblemática empresa de la ciudad son más que evidentes. El último de ellos es la eliminación de la pared que rodeaba la entrada, en concreto en la avenida de Josep Tarradellas, el Passeig 22 de Juliol y la calle de Amadeu de Saboya. Es una imagen que nunca ha existido en el imaginario terrassense, ya que desde que se construyó la fábrica Agut, ésta siempre contó con este muro exterior que ahora ya no existe.

El derribo de la zona perimetral evidencia que los trabajos que se están realizando y que resultan muy espectaculares están entrando en su recta final.

Cabe recordar que el establecimiento contará con una superficie de venta de más de cuatro mil metros cuadrados y un aparcamiento con capacidad para 350 vehículos.

Está previsto, además, la construcción de una gasolinera, cuya estructura ya es completamente visible desde la avenida de Josep Tarradellas. Aunque no existe una confirmación oficial también se podría completar la oferta de esta zona de la ciudad con la construcción de un gimnasio.

Veinte millones de euros
La apertura del primer súper de la empresa Bon Preu, que tiene su sede en Les Masies de Voltregà, en Terrassa coincidirá además con la implantación de otro hipermercado Esclat en Sabadell, donde tampoco tenía presencia. De momento, el grupo sólo cuenta con un establecimiento en la comarca del Vallès Occidental, en el municipio de Ripollet.

La inversión en la construcción de las dos nuevas superficies comerciales en ambas capitales vallesanas ascenderá a unos veinte millones de euros y generarán más de 150 nuevos empleos directos, llegando a una plantilla en el conjunto de la compañía de más de cinco mil trabajadores. Ambos establecimientos serán ecosuficientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook