Un icono de la "movida" readaptado a los tiempos

14.07.2015 | 04:20

Durante julio y agosto se encuentra inmersa en la grabación de la cuarta temporada de "Alaska y Mario" para la cadena MTV, que se está rodando estos días entre Sitges y Benidorm (los nuevos episodios verán la luz en septiembre). Así a sus 52 años, Olvido Gara, el nombre real de la cantante Alaska, mantiene la popularidad que comenzó a labrarse como guitarrista del grupo "Kaka de Luxe" a finales de los setenta, y que siguió con su banda "Alaska y los Pegamoides", gracias a éxitos como "Bailando".

Antes de que comenzara a presentar "La bola de cristal", en 1984, Alaska había pasado ya a ser un icono de la "movida" madrileña y del pop español con desenfadados temas como "¿A quién le importa?" (que se convirtió en un perdurable himno gay), "Ni tú ni nadie" o "Cómo pudiste hacerme esto a mí". Con una estética "punk", una tez blanquecina que avecinaba su tanteo siniestro actual, uñas largas y brazaletes de cuero con pinchos, la imagen de Alaska iba como anillo al dedo al aire de un programa que trataba de dar definitivamente al traste con el anquilosamiento televisivo de tiempos pasados.
Tras aquella exitosa experiencia, Alaska se embarcó en la creación del grupo Fangoria, en 1989, un proyecto que aún hoy continua vigente sobre los escenarios. Aunque en un principio fue un producto "ochentero", la cantante ha sabido cómo mantener su popularidad readaptándose a las décadas, a las modas y las tendencias musicales que gustan a su público. La cirugía estética ha hecho el resto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook