Georgie Dann arrastró a ocho mil seguidores

08.07.2015 | 04:20
Georgie Dann apoyó su show en las vistosas coreografías de cinco bailarinas.
Georgie Dann apoyó su show en las vistosas coreografías de cinco bailarinas.

A ritmo de salsa y con sus chicas vestidas de cubanas. Así de potente arrancó el show de Georgie Dann, uno de los platos fuertes del sábado de Festa Major. El mítico rey del verano ha vuelto y está al pie del cañón tal y como demostró esa noche en el Vapor Gran ante un gentío de más de 8.000 personas, según fuentes oficiales, que no quiso perderse la oportunidad de ver de cerca su espectáculo.

No hay verano que pase sin escucharse "El chiringuito" o "La barbacoa" pero esta vez los eternos hits sonaron en directo en la plaça Nova con voz propia del incombustible Georgie Dann. Con la simpatía y buen humor de un showman por el que parece que no pasan los años, el artista supo elevar la temperatura de la plaza en una noche de fuerte calor y mantenerla durante toda la velada. Entre sus incondicionales había un público adulto, pero también familias y gente joven que esa noche buscaba pasárselo bien con las pegadizas letras del maestro de las verbenas. Era divertido ver cómo mujeres entradas en años se contorneaban al son de los ritmos veraniegos mientras el sector masculino no perdía vista las coreografías (o las bailarinas, claro). "Bona nit a tothom! Vamos a estar juntos hasta la madrugada y nos lo vamos a pasar muy bien", dijo el artista para introducir: "Vamos todos a la pista" y presentar a su grupo artístico (cinco bailarinas y los músicos) Fue un espectáculo festivalero, divertido y picante que fue subiendo de tono a medida que avanzaba. El cantante buscó siempre la complicidad del público, como en "el grito mejicano" de una ranchera o cuando invitó a subir al escenario a Jordi para bailar el "cumbó, cumbó" con una de las chicas. Precisamente, en uno de los descansos de sus acompañantes femeninas, el artista que de joven abandonó el magisterio y la música clásica para dedicarse al verano, tocó una pieza de jazz con su inseparable clarinete.

Y plantó su "chiringuito"
Había transcurrido media hora y empezaron a saltar sus grandes hits: "El chiringuito", "Mami qué será lo que tiene el negro"... Empezó el pupurri y las peticiones del público. "El casashow", "El bimbó", "La cerveza" (qué buena está, rubia o morena eso qué más da) sonaron una detrás de otra mientras el público reclamaba "La barbacoa". Ja en la recta final el artista se recreó en presentar, "Mecagüentó" (en el chiringuito, la colchoneta, la paella...) y la apoteosis se apoderó de la plaza con "La barbacoa". ¿Saben qué es lo que quería el negro?: dormir", dijo. Y todo el público se lanzó a bailar con el "Carnaval" de despedida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook