Cinc de nou, nou de vuit y pilar de vuit: la mejor actuación malva

07.07.2015 | 04:20
El cinc de nou amb folre, de Minyons.
El cinc de nou amb folre, de Minyons.

Lo llevaban prometiéndo, los malva, en los días anteriores, y lo cumplieron. La actuación de Minyons del domingo resultó histórica: la mejor jamás realizada por colla alguna, ellos incluidos, en una Festa Major de Terrassa y, por ende, la mejor de la actual temporada castellera. Cuatro fantásticos castells de gama extra y, por consiguiente, una demostración del altísimo nivel de que gozan Minyons en estos momentos, sin que el intenso calor -35 grados, teníamos en el Raval - hiciera mella en las ganas y la capacidad de la colla.

Eran las 12.35 de la tarde cuando sonaron las grallas por primera vez. Minyons (que ya el día anterior en la actuación de vigilia, habían descargado el tres de nou amb folre en la Plaça Vella) atacaban el dos de nou, con un folre y unas manilles perfectas. Con la aleta, llegó el primero de los muchos aplausos de la jornada, y bastantes más hubo en la descargada, sobre todo a partir de que Ramon Codinas levantara el puño y el público fuera consciente de que se había conseguido. Euforia y gritos de "volem el cinc de nou" entre la colla. Estaba claro cuál sería el próximo castell (el tres de deu quedó descartado).

In crescendo
A la una y trece minutos, comenzaron a montarlo, pero se hicieron atrás cuando iban por el cuarto piso, antes de sonar las gralles (no contó como intento, por lo tanto) La decepción duró solo diez minutos, el tiempo en que volvieron a la carga con el cinc de nou. Subió firme y muy controlado hasta la aleta, pero en la descarga, comenzó a desfigurarse; una de las filas de la estructura iba desplazándose hacia el centro. Minyons llevaban nueve años sin descargar el cinc de nou (desde la diada de Sant Fèlix del 2006) y hubo un momento de temor, pero los de Guillem Comas (cap de colla malva) redoblaron el esfuerzo y la catedral castellera acabó de la mejor manera. Mientras iba siendo descargada, los aplausos fueron yendo in crescendo en el Raval, hasta el estallido final.

La actuación ya era memorable, y la redondearon con el nou de vuit, que este año ya habían realizado, una construcción que precisa de muchos castellers, y tres enxanetas, y que resolvieron perfectamente, a pesar de los esfuerzos finales.

Habían hecho las tres rondas, y la actuación ya era inolvidable, y la dábamos por acabada, pero no, Minyons todavía proporcionarían otro momento fantástico, mayor por lo inesperado. Cuando faltaban pocos minutos para las dos y media de la tarde, una gran masa malva comenzó a arracimarse hacia lo alto, dos pisos con mucho "gruix" humano que contrastaban con los de más arriba, formados por un solo casteller. Era el pilar de vuit amb folre i manilles, el primero que intentaban en esta temporada. Tocaron las grallas y el pilar se levantó rápido, impecable, majestuoso, realmente de antología, el folre y las manilles muy sólidos, el tronc actuando con precisión de cirujano. Realmente impresionaba ver al enxaneta a tan gran altura, muy cerca de balcón del Ayuntamiento, por debajo del cual solo había una columna humana de un casteller. Aunque parte del público ya había marchado, cuando el cuarto pilar de vuit amb folre i manilles de la historia de Minyons se completó, el entusiasmo fue indescriptible, rematado con un gran cántico final.

Energía blauturquesa
También Castellers de Terrassa realizaron una actuación excelente, y espectacular por el gran número de miembros que participaban en cada construcción. Xavi Nouvilas (cap de colla blauturquesa) arrancó con un set de set perfecto, seguido, en la segunda ronda, por el cinc de set, de construcción un poco lenta, y que tembló algo al descargarlo, pero que se completó sin problemas. Al descartar por esta ocasión el quatre de vuit, finalizaron estrenando por esta temporada, en la tercera ronda, el tres de set aixecat per sota, en cuyo desarrolló destacó el levantamiento, tan rápido como ningún otro en la exhibición, y espectacular, del tercer piso, lo que motivó un fuerte aplauso. El castell tembló notablemente en su erección, pero llegó la aleta, y se descargó sin problemas.

Capgrossos de Mataró habían sufrido caídas y decepciones en sus últimas salidas, y la Festa Major de Terrassa fue el primer paso para levantar el ánimo. En la primera ronda descargaron un excelente tres de vuit, y después hicieron lo mismo con el dos de set y el cinc de set.

Despedidas en el balcón
El pilar de sis de los de la capital del Maresme abrió el emotivo final de la exhibición castellera. Castellers de Terrassa levantaron un pilar de cinc sospechosamente cercano al balcón del Ayuntamiento, y lo pusieron a caminar. Desde el balcón, lanzaron una tira de tela a la enxaneta y arriba y para dentro. El alcalde Jordi Ballart, que había presenciado toda la exhibición, junto con otros concejales, la ayudó a entrar.

Minyons no podían ser menos entrando en el Ayuntamiento por el aire. Levantaron tres pilars, uno más cerca del edificio, y también tiraron el lazo al enxaneta y llegó así al balcón. Y no fue el único del castell. Inesperadamente, la aixecador, la integrante que tras el "vuelo" del enxaneta se había quedado en lo alto del pilar, también solicitó la tela y venga, si bien su mayor peso hizo que se ayudara dándose impuso con los pies, tres veces, en la fechada, y dando también un poquitín de emoción. Una vez en el balcón, la euforia se desató entre los malva. Faltaban diez minutos para las tres de la tarde cuando daban por concluida la mejor actuación castellera de cualquier Festa Major.

El intenso calor, hay que reconocerlo, fue un destacado protagonista de la exhibición. Sin duda restó público y éste, en su mayor parte, se guareció del abrasante sol en la sombra que daban los edificios, en una carpa de restaurante, donde fuera posible. Poco antes de la una de la tarde, las botellas de agua grandes ya estaban agotadas en todos los establecimientos del Raval, y había que peregrinar hasta la Rambla d'Ègara para conseguirlas. Un comentario común era que, si las colles hubieran montado parada con gorras, habrían hecho su agosto. Y desde poco antes de las dos, había la posibilidad de ducha: delante de la puerta del Mercat de la Independència, los voluntarios de ADF, con una manguera, rociaban a todo aquel que entrara en aquella zona, y muchos gustaron de quedarse empapados.

los castells
Minyons de Terrassa pilar de quatre caminat, dos de nou amb folre i manilles, cinc de nou amb folre, nou de vuit, pilar de vuit amb folre i manilles, pilar de cinc al balcó y tres pilars de cinc
Castellers de Terrassa pilar de quatre caminat, set de set, cinc de set, tres de set aixecat per sota, pilar de cinc al balcó
Capgrossos de Mataró pilar de quatre caminat, tres de vuit, dos de set, cinc de set y pilar de sis


Castells de vigilia
Minyons de Terrassa pilar de quatre caminat, tres de nou amb folre, cinc de vuit, dos de vuit amb folre, pilar de sis y tres pilars de quatre
Castellers de Terrassa cinc de set, quatre de set amb agulla, quatre de set y pilar de cinc

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook