Hong Kong 

16.09.2020 | 21:36
En 1997, año de la retrocesión, lord Patten confiaba, a pesar de las dificultades, en un rasgo clásico de la cultura china: el cumplimiento de la palabra dada. Pensaba que no habría cambios en lo pactado durante cincuenta años, de acuerdo con la declaración conjunta depositada en la ONU. Todo fue bien...
Para conocer todas las claves de esta noticia, suscríbete
  • Edición impresa.
  • Copia digital.
  • Acceso premium web.
  • Copia digital.
  • Acceso premium web.
  • Hemeroteca.