--
EDITORIAL

Delito

11.06.2019 | 04:00

Si anteriormente calificábamos de incivismo el hecho de no reciclar los residuos en casa, cómo deberíamos calificar la advertencia de un desalmado que asegura haber envenenado con estricnina un pipican. Se trata de un auténtico delito. Las autoridades municipales han decidido cerrar los espacios en los que se pueden soltar a los perros ante tamaña barbaridad. Aunque será difícil, esa persona sólo merecería ser identificado y convenientemente denunciado.