Debate
EDITORIAL

Debate

18.05.2019 | 04:00

Diari de Terrassa publica hoy un suplemento especial en el que recogemos los pormenores del debate que organizó el pasado día 6 con los candidatos a la alcaldía en las elecciones municipales del domingo 26 de mayo. En realidad no estaban todo, h ay doce, el criterio elegido para la convocatoria era el de los cabeza de lista de los grupos con representación en el pleno actual. Un debate a doce hubiese sido complejo no sólo de moderar, sino de reproducir. Al mismo tiempo, mañana domingo, nuestros lectores dispondrán de la grabación en vídeo del debate dividido en cinco bloques, cada uno de los cuales compusieron la arquitectura de la convocatoria.

Eran temas de amplio espectro que se están convirtiendo en los ejes de la campaña electoral: limpieza y seguridad, educación, vivienda y modelo de ciudad por un lado y una intervención concreta para hablar de pactos. Acabó el debate con el tradicional minuto de oro en el que los candidatos explicaron por qué era necesario votar sus propuestas. El balance fue satisfactorio. Todos pudieron exponer, atacar y defenderse, proponer y rebatir. A pesar del elevado número de participantes fue rico y ágil y especialmente correcto, gracias al talante de los políticos locales, que refuerzan con el paso del tiempo el "oasis terrassense", en el que se debate con dureza en el fondo y guante de seda en la forma, al menos casi siempre.

El formato elegido para la difusión del contenido del debate ha sido el de un suplemento especial, antes que el vídeo, que como decimos, se servirá mañana en nuestro diario digital. Diari de Terrassa quiere reivindicar así el papel de la prensa, acosada por un entorno digital. El papel también representa los valores del periodismo tradicional, del rigor y la veracidad, de la información reflexionada y contrastada ante la vorágine de las redes sociales, que no deben convertirse en alternativa, sino en complemento. El periodismo, en todas sus formas, más oficio que profesión, sigue siendo garante de pluralidad, de transversalidad y de democracia.

Los cambios sociales y tecnológicos de la sociedad afectan a los medios y éstos deben acompañar las transformación porque forman parte de ella y deben adaptarse a nuevas necesidades e inquietudes, pero la esencia del oficio periodístico debe permanecer inalterable en esa transformación.