Cambios
EDITORIAL

Cambios

18.04.2019 | 04:00

Pues finalmente sí hubo cambios de última hora y de cierta relevancia. En Junts per Catalunya, Miquel Sàmper ha cedido la primera posición de la lista electoral de las municipales a Lluís Puig, ex conseller exiliado en Bélgica, que a la vez encabeza las listas de esa misma formación para el senado en las elecciones generales que se llevarán a cabo la próxima semana. El otro cambio se refiere a la comunión entre Iniciativa per Catalunya, Esquerra Unida i Alternativa y Podemos, que han conformado una única candidatura y que cuando las previsiones decían que Manel Pérez, líder de ICV iba a encabezar, resulta que da un paso atrás y será Eugenia López la que encabece esa coalición, de nombre complejo y siglas imposibles, que acabará llamándose Podemos.

Han sido las sorpresas de última hora en el amplio abanico de candidaturas que optarán a ocupar un lugar en el pleno municipal. En el primero de los casos, Junts per Catalunya "tira" del conseller terrassense como reclamo para fortalecer su oferta tras el enésimo no de Esquerra Republicana y la CUP a su llamamiento de unidad de acción independentista. El bloque se verá afectado, sin duda, por el fraccionamiento del voto, aunque ERC se siente fuerte y la CUP mantiene su dinámica de que "no gana más quien más votos tiene, sino el que menos necesita". Veremos cómo "mueve" Puig el voto independentista en la ciudad y si puede su figura recuperar el terreno que parece que ha ocupado ya Esquerra. Las generales de la semana que viene pueden ponernos en la pista de cómo responderá el voto independentista en Terrassa, también en las municipales.

Si bien la coalición entre Inciativa, EUiA y Podemos no ha sido tan sorprendente, sí lo es que finalmente sea la candidata de podemos Eugenia López, la que ocupará el número uno en las listas. Podemos no ha tenido una relevancia importante en la ciudad hasta el momento. Es más que probable que en Iniciativa y en EUiA se haya valorado la posibilidad de que pese a su débil implantación, Podemos es una marca que puede movilizar al voto de izquierdas.

Por otra parte, aunque las formas son muy delicadas y no se quiere entrar en el fondo, en esta coalición no se esconde la incomodidad que ha significado durante esos cuatro años la confluencia que ha devenido en Terrassa en Comú. Otro voto fraccionado.

Noticias relacionadas