Cambio

Cambio

15.02.2019 | 18:03

EDITORIAL

Se han iniciado, finalmente, las obras de remodelación del área del Vapor Gran, una apuesta personal del alcalde Ballart que encargo, también personalmente a la urbanista Itziar González. Se trata dar a la zona un perfil más amable, y acogedor para el paseante y que sea el punto de partido de la revitalización de la zona. En realidad deberíamos hablar de "vitalización" porque no se puede devolver la vida cuando no se ha tenido.

Nunca sabremos a que responde el fracaso de uno de los proyectos urbanísticos más ambiciosos de cuantos se emprendieron en la época dulce del "desarrollismo" inmobiliario terrassense. Se concibió como una ampliación del casco antiguo, de la zona peatonal del centro, ese sí, uno de los grandes éxitos de la política urbanística del Ayuntamiento desde 1979. Debía ser no sólo la ampliación del área peatonal, sino el nexo de unión de una prolongación que debía llevar al viandante hasta la zona de ocio de la Terrassa Industrial, proyecto también fallido con el cierre de las salas de cine. Fueron iniciativas que si bien, tuvieron aceptación como áreas residenciales, se convirtieron en un fracaso en el aspecto comercial y de vinculación práctica e incluso emocional de los terrassenses. El Vapor Gran resultó un área excesivamente "dura", laberíntica y de muy escaso interés para la ciudadanía. Hubo quien en aquel momento se tomó como una ofensa lo que en realidad es una descripción objetiva: el Vapor Gran no respondió a las expectativas creadas. La prueba está en la rotación comercial que ha sufrido la zona desde su inauguración y a la infraexplotación de sus locales comerciales. Curiosamente, los que sí han mantenido su actividad han sido los locales de restauración de la zona, pero son contadísimos los casos de éxito comercial en ese área.

El proyecto de remodelación se alargó incomprensiblemente y concluyó, tras un largo proceso de participación en el que intervinieron vecinos y comerciantes, con una serie de consideraciones sobre cómo "ablandar" la severa imagen del Vapor Gran. Delimitar las zonas de paso, mejorar la vegetación, facilitar los accesos y el tránsito interior, nueva iluminación, nuevos espacios para los pequeños, toda una serie de pequeñas mejoras con las que se pretende dar vida a una zona difícil. Estará bien comprobar la respuesta de los terrassenses. El tiempo invertido en la elaboración del proyecto de remodelación ha generado tantas expectativas como generó el propio complejo.