Rebajas 

07.02.2019 | 04:00
Rebajas 

EDITORIAL

El comercio tradicional empieza a sentir con cierta intensidad el aliento de las nuevas formas de comercio. Según una encuesta realizada por la Escodi determina que un elevado porcentaje del comercio de la moda y de los complementos para las personas ha experimentado una caída de sus ventas en el último trimestre, pero también de los márgenes y de los beneficios. La presión del comercio electrónico y lo que podríamos denominar una situación de rebajas sostenidas, lleva a que buena parte de los comerciantes hayan sufrido en la caja los efectos de lo que se intuye el inicio de un nuevo tiempo.

Hace pocos años, los medios de comunicación han tenido que adaptarse a una nueva situación que está provocando una dura readaptación a lo que debe ser el nuevo modelo de negocio. Desde hace algunos meses estamos asistiendo también a lo que va a ser la modificación del negocio del transporte de viajeros con conductor. El taxi, como lo hemos conocido hasta ahora cambiará por mucho que los taxistas reivindiquen su estatus y defiendan sus puestos de trabajo. Las nuevas tecnologías generan o modifican necesidades y hábitos y el mercado debe adecuarse a nuevas realidades que condicionan los modelos hasta ahora conocidos.

El comercio no es ajeno al fenómeno y, de hecho, su readaptación está siendo progresiva desde hace muchos años. El problema es que estamos asistiendo a la adaptación de la adaptación. El mundo es tan cambiante que lo hoy es válido está obsoleto mañana. El comercio electrónico, la liberalización de las fechas de las rebajas, la búsqueda del menor precio o novedades como el Black Friday modifican hábitos y por tanto la planificación y las estrategias de venta de los comerciantes.

Recortes 

El director de Catsalut, Adrià Comella, visitó ayer Terrassa y prometió que el servicio Código Infarto funcionará en la ciudad 24 horas, por lo que los terrassenses ya podremos sufrir infartos por la noche para ser atendidos en la ciudad. El alcalde Vega realizó a Comella diversas peticiones que se resumen en la recuperación de una parte de los recortes que sufrió la sanidad catalana y, por supuesto, la terrassense en los años duros de la crisis económica. Los médicos de la concertada tenían otro tipo de reivindicaciones que realizarle a Adrià Comella ante la inminencia de la nueva huelga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook