Incidentes

07.12.2018 | 04:00
Incidentes

EDITORIAL

Ayer tuvo lugar en la plaça del Primer de Maig un acto de homenaje a la Constitución Española que significó la puesta de largo de Vox en Terrassa, partido liderado en nuestra ciudad por Jesús Rodríguez Pachón, antiguo militante del Partido Popular y fundador de una propuesta fallida como Unión de Centro por Terrassa. El acto, que vino precedido por una denuncia contra el alcalde de la ciudad y un concejal por no permitir que se desarrollase en el Raval de Montserrat, contó con escasa presencia de seguidores del partido en la ciudad, pero con una muy numerosa convocatoria de grupos de jóvenes antifascistas de Terrassa que protestaban contra la celebración del acto y la implantación del partido en la ciudad. El dispositivo policial de Mossos d'Esquadra evitó que las dos convocatorias se encontrasen, aunque finalmente se produjeron cargas policiales que acabaron con dos detenidos y algún manifestante antifascista herido, entre los que destaca la diputada terrassense de la CUP en el Parlament, Maria Sirvent por un proyectil de la policía.

La irrupción de Vox en la política abre un escenario hasta ahora desconocido que puede generar una complicada situación de enfrentamiento, como se demostró ayer por la tarde en Terrassa y por la mañana en Girona. La mesura y el civismo deben guiar los pasos de los demócratas para evitar situaciones como las de ayer. La intolerancia se debe combatir con la palabra y no con más intolerancia. La quema de contenedores o los enfrentamientos contra la policía sólo perjudican a la ciudadanía.

Limpieza

El Ayuntamiento de Terrassa ha iniciado esta semana una intervención en la riera de Les Arenes que liberará su lecho de toda la vegetación que prácticamente la cubre a lo largo de más de seis kilómetros entre Sant Llorenç y Les Fonts. Las rieras han protagonizado en Terrassa un, por momentos agrio, enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la Generalitat a través de la Agència Catalana de l'Aigua. Parece ahora que el conflicto ha dado paso a un escenario de aparente cooperación, demostrando que, en la administración, entendimiento es sinónimo de eficacia.

No es necesario recordar la sensibilidad que existe en Terrassa en torno a las rieras, por razones obvias. El temor a una riada que pueda agravarse el exceso de vegetación y arbolado en el lecho, sobre todo de la riera de Les Arenes ha generado la alarma. La intervención en esa riera es bienvenida por absolutamente necesaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook