Eficacia

06.12.2018 | 04:00
Eficacia

EDITORIAL

El alcalde de Sabadell debe felicitar efusivamente a los componentes de su gabinete de comunicación. La repercusión que el acto de presentación del Manifest per una Àrea Vallès fue sorprendente. Matias Serracant consiguió una atención mediática inesperada para un proyecto que de momento sigue sin adquirir excesivo músculo. La falta de consistencia no viene del proyecto en sí, sino de la falta de apoyos que está obteniendo el alcalde sabadellense en esta cruzada que ha iniciado en solitario para conseguir la unificación de las dos comarcas vallesanas. Es decir, que la atención que los medios prestamos a la presentación del manifiesto no tiene una correspondencia con la solidez de la iniciativa.

Se trata de un proyecto que, insistimos, nace sin el apoyo de los que deberían ser sus grandes aliados, los mismos que se le han puesto de espaldas: los alcaldes de Terrassa y Granollers. Pero es que el acto tampoco contó con la asistencia mayoritaria de los primeros ediles de las dos comarcas, ni tan siquiera hubo presencia de los consejos comarcales. Sí estuvo, por supuesto, Cecot, patronal que impulsa ese gran Vallès. El gabinete de prensa del Ayuntamiento de Sabadell funcionó, como siempre, de manera muy eficaz, lo que no estuvo bien planteado fue el modo de llevar a cabo la cocina y la puesta en escena. El punto de partida es erróneo; Matias Serracant no puede liderar en solitario y con un aire tan personalista un proyecto de esa envergadura. Por otra parte, no perdamos de vista que quiere que el alcalde de Terrassa sea su acólito en el lío del Vallès, pero le da la espalda en la continuación de la B-40, porque Sabadell ya tiene su ronda y tiene salida hacia la AP-7 y hacia Martorell por la C-58 y la B-40 en Viladecavalls.

El rédito que le puede reportar en un primer momento a Matias Serracant la presentación de su Manifest gracias a la amplia repercusión mediática que ha tenido se diluirá en el tiempo ante la exigua respuesta del territorio que ha tenido la convocatoria, incluso en su propio municipio. El objetivo de generar el seguimiento de los medios puede responder a la estrategia de despertar el interés de los ayuntamientos, pero el alcalde Serracant convirtió el martes el proyecto en patrimonio personal y de la Cecot. Àrea Vallès sigue sin madurar y todo parece indicar que volverá a un cajón hasta que alguien lo quiera desempolvar cuando encuentre una nueva oportunidad. Lo contrario constituiría una sorpresa y un éxito de Matias Serracant tan valorable como el trabajo de su gabinete de prensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook