Aviso

01.12.2018 | 04:00
Aviso

EDITORIAL

El II Parlament Ciutadà llevó al pleno su moción en la que denuncia el deterioro de la sanidad pública en Terrassa. Los datos que se proporcionaron con la lectura de la moción, que fue asumida como propia por TeC y CUP y votada y aprobada en el pleno son demoledores.

Según es información, extraída de las memorias oficiales de la Generalitat, vivimos en la ciudad con un mayor número de personas en lista de espera de visitas, pruebas especiales e intervenciones quirúrgicas de Catalunya. En el año 2017, de las 721.926 personas en lista de espera que había en Catalunya, 39.455 eran de Terrassa. 25.525 correspondían a Mútua y 13.930 al Consorci. Pero en enero de 2018 en Catalunya las listas bajaron a 712.791 mientras que en Terrassa subieron a 40.315 personas de las que 27.311 corresponden a Mútua y 13.004 al Consorci. Se trata de cifras insostenibles que precisan de una explicación por parte, tanto de las empresas como de las autoridades sanitarias, que son responsables del servicio en el territorio.

También se realizaron afirmaciones de una gravedad extrema cuando se dijo que las inversiones amortizadas con el dinero que se recibe desde la asistencia pública son utilizadas en la privada, de la misma forma que los recursos humanos.

El pleno de este jueves fue un aviso a navegantes. La Taula de l'Aigua puede ser un referente. No estamos hablando de concesiones, pero sí de una pequeña revolución en cuanto a la canalización del descontento ciudadano en un tema tan sensible como es la sanidad pública.

Las cifras se corresponden con la experiencia particular de cada uno de los terrassenses. Todos estamos sufriendo esperas de un mes e incluso más para una visita con el médico de cabecera, de años para una intervención quirúrgica o para una visita con un especialista. Algo no se está haciendo bien y la ciudad debe liderar la alerta en torno a la sanidad y pedir explicaciones a los operadores y a la propia conselleria, responsable de las competencias.

El pleno se comprometió a exigir esas explicaciones y a velar por un mejor funcionamiento. Esperemos que la moción impulsada por el II Parlament Ciutadà, presentada al pleno por TeC y CUP y votada por la mayoría de los partidos con representación en la sala de sesiones no caiga en saco roto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook