Cambios 

21.11.2018 | 04:00
Cambios 

EDITORIAL

Uber se implantará formalmente en Terrassa en las próximas semanas, según ha informado la propia plataforma, que asegura que dará el salto desde Barcelona a treinta ciudades, entre las que se encuentra Terrassa. Este crecimiento de Uber provocará un recrudecimiento de la polémica al taxi y a las plataformas de VTC (vehículos de transporte con conductor). Uber y Cabify vienen a dinamitar las estructuras del transporte de viajeros puesto que ponen en cuestión el modelo mismo.

Se enfrentan dos conceptos. Por un lado, el regulado, el de los taxistas, sometido al reglamento y, sobre todo, a las tarifas que determinan los ayuntamientos. Por el otro, las plataformas, Uber y Cabify, que determinan sus propias reglas y a cuyos conductores o empresas sólo se les exige la licencia VTC. Los taxistas, sometidos a estrictas regulaciones, se sienten directamente agredidos por lo que consideran una competencia desleal. Los conductores de las VTC, aducen que tienen tanto derecho a trabajar como los taxistas y que la libre competencia les ampara.

Barcelona quiso imponer a las licencias VTC un permiso municipal más, pero los tribunales consideraron que no tenía competencias para ello, sino que correspondían al estado o a las administraciones autonómicas. El Gobierno de Pedro Sánchez, ante la protesta de los taxistas decidió quitarse el problema de encima y decidir que sean las autonomías las que decidan sobre el modo de regular a la actuación de estas plataformas. Por tanto, la polémica se mantendrá. Estamos asistiendo, como decimos, a un cambio de modelo y aunque parece claro que en las mismas circunstancias deberían haber iguales condiciones, estaremos ante dos realidades que deberán convivir durante un tiempo hasta que se encuentre una solución, si es que la hay.

Civismo

El Ayuntamiento ha puesto en marcha una APP para telefonía móvil con la que pretende recabar la colaboración de los ciudadanos en lo relacionado con el cuidado y mantenimiento de la ciudad. A partir de ahora tendremos en nuestro teléfono móvil la posibilidad de colaborar con el ayuntamiento avisando de desperfectos que puedan encontrarse en la vía pública. Esta APP no sólo pretende ser una herramienta que facilite el conocimiento por parte del Ayuntamiento de los problemas que pueda haber en la vía pública, sino también de compromiso de la ciudadanía con la propia ciudad. El problema de la APP es que si la respuesta del Ayuntamiento no eficaz, podría volverse en su contra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook