Gestión

04.09.2018 | 04:00
Gestión

EDITORIAL

Hay quien piensa que estamos en la casilla de salida en lo que a la cuestión catalana se refiere. En realidad se han adelantado muchas casillas y nos encontramos en un callejón aparentemente sin salida, tampoco hacia atrás. El presidente del gobierno, Pedro Sánchez realizó ayer una propuesta para convocar en Catalunya un referéndum de autogobierno en Catalunya. No entró en detalles sobre su propuesta, pero se interpretó que se refería a un referéndum en el que se votase un nuevo Estatut "cepillado" por miembros de su propio partido en su momento, por utilizar la expresión que usó Alfonso Guerra.

Se dice que en el centro está la virtud, pero difícilmente se atisba, ante los discursos de separatistas y constitucionalistas, un lugar que contente a todos entre la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que se reclama ya desde el Partido Popular y Ciudadanos, y el referéndum de autodeterminación que exige el bloque separatista. El momento es de una tensión máxima con el asunto de los lazos amarillos de por medio, la celebración del 11 de Setembre a una semana vista, el primer aniversario del 1-O, el 3-O y el 27-O y la inminencia del juicio de los presos del procés. Sánchez decía ayer que el president Torra no irá más allá de la "inflamación verbal" y no sabemos si es que no ha calibrado bien la temperatura del ambiente social y político en Catalunya o bien realiza esas declaraciones para intentar rebajar la imagen de tensión que transmite la sociedad catalana. En cualquier caso, la gestión del problema catalán sigue siendo imposible puesto que por el momento seguimos instalados en propuestas antitéticas.

Hora 

Ahora resulta que el Gobierno va a crear un comité de sabios que estudie el asunto del cambio de hora. Llevamos toda la vida oyendo la cantinela del estado de que el cambio de hora no sólo no es malo para la salud sino que nos ahorra un auténtico dineral al año y ahora que nada de eso es cierto. Es decir, el cambio horario nos afecta y si se decide que no se llevará a cabo más, no notaremos ningún coste económico. Sencillamente increíble. Es de esperar, al menos, que el comité de sabios decida también si debemos mantenernos en el huso horario que estamos o adoptamos además el que nos toca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Lo último Lo más leído Lo más votado