Salida

18.06.2018 | 22:06
Salida

EDITORIAL

Josep Rull manifestó este fin de semana a los periodistas terrassenses que le visitaron su confianza en que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, alcance un acuerdo con el President Torra para celebrar un referéndum pactado en el que se decida el futuro de Catalunya. El propio President Torra ha manifestado que el punto de partida de su próxima reunión con Sánchez será el resultado del referéndum del 1 de octubre y de las elecciones del pasado 21 de diciembre.

El fin del Gobierno de Mariano Rajoy ha generado expectativas en diversos ámbitos de la sociedad española, especialmente en el independentismo, pero difícilmente Pedro Sánchez irá más allá de acuerdos puntuales o de gestos conciliadores. Un referéndum pactado dinamitaría los cimientos de su propio partido y eso lo saben tanto en el PSOE como en el bloque independentista catalán, por lo que deberán ir pensando en un plan B. El alma más tradicional el PSOE no va a consentir, al menos por el momento, un referéndum que ponga en cuestión la unidad de España.

No llegará a esos extremos Pedro Sánchez ni mucho menos. Es probable que entre los gestos se dé la posibilidad de un traslado de los presos del procés a cárceles catalanas o que la fiscalía, con el nombramiento de la nueva Fiscal General del Estado levante el pie del acelerador en la causa por rebelión, pero la vía judicial se mantendrá inexorable. Es asimismo difícil, por otra parte, que el juez Pablo Llarena cambie de opinión respecto a la situación personal de los presos y, por tanto, altamente improbable que acceda a decretar la libertad provisional hasta que se celebre el juicio, que se da por sentado que se desarrollará el próximo otoño.

Está siendo especialmente controvertida la decisión de Llarena en torno a mantener encarcelados a los exconsellers. La prisión preventiva en este caso resulta especialmente dura cuando todos ellos han obedecido desde el primer momento tanto a la Audiencia Nacional como al Tribunal Supremo. No parece adecuado en ese sentido, que pese tanto en la decisión del juez el hecho de que otros líderes políticos hayan decidido adoptar estrategias diferentes y abandonar España en lugar de responder a los requerimientos judiciales.

Ante esta realidad, el independentismo debe decidir si debe mantener la vía del enfrentamiento abierto y preparar un nuevo escenario de conflicto o bien retirarse a los cuarteles de invierno y fortalecer su propuesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Lo último Lo más leído Lo más votado