Alquileres

17.05.2018 | 04:21
Alquileres

EDITORIAL

Decíamos hace pocos días que la precampaña se presenta interesante. Los partidos empiezan a organizar debates con grandes temas de fondo. No hace mucho, ERC habló de creación cultural, el alcalde pronuncia hoy una conferencia, es de suponer que dando el pistoletazo de salida a un intenso trabajo de proyección del mensaje del PSC ante las elecciones de 2019 y el resto de partidos se irán sumando. El lunes, Terrassa en Comú habló de alquileres.

La vivienda se ha convertido en un tema esencial del siglo XXI. La crisis económica ha puesto en cuestión esquemas, inercias y hasta al propio mercado del ladrillo, en la compraventa y, por supuesto, en lo que a alquileres se refiere. La burbuja inmobiliaria ha cambiado de la construcción a los alquileres yen el debate organizado por TeC se puso de manifiesto que estamos ante un problema social que puede alcanzar dimensiones excepcionales. El problema es claro. Los alquileres se han disparado. Las razones se basan en la ley de la oferta y la demanda, son muchas las personas que no pueden acceder a una vivienda de compra, la administración no puede ofrecer pisos de protección oficial y se busca refugio en los alquileres. La avalancha de personas que necesita una vivienda hace que los precios suban , pero , aunque hay un volumen de pequeños propietarios que aprovechan lógicamente, la situación del mercado para subir los alquileres, el problema está en los movimientos especulativos de los grandes tenedores, de los grandes propietarios de vivienda, bancos y grupos de inversión, que se adjudicaron y compraron barato a partir de 2008 y ahora están consiguiendo los beneficios de sus inversiones.

Se dice que es verdad que los desahucios de viviendas de alquiler, esto es de personas que no pueden pagar las rentas, se han multiplicado, pero no olvidemos los de personas que viven en pisos ocupados o que eran de su propiedad, pero los perdieron durante la crisis y cuyos desahucios se están activando ahora después de unos años de letargo ante el aumento de los precios del alquiler y de la venta del mercado libre.

Hay quien dice que no se puede condicionar el mercado desde la administración, que el intervencionismo es una acción contra natura, pero una solución hay que buscar para frenar la escalada. La vivienda es ya un problema social y como tal se ha de tratar, buscando el equilibrio que sea necesario entre los propietarios y los inquilinos, pero dando respuesta a una necesidad básica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Lo último Lo más leído Lo más votado