Maltrato

13.04.2018 | 04:21
Maltrato

Ayer se constituyó en la Masia Freixa la denominada Taula Tècnica contra el Maltractament a la Gent Gran de Terrassa. Se trata de una herramienta poliédrica en cuanto a su composición con la que se pretende elaborar una guía que permita detectar y hacer frente al maltrato a los mayores. En la mesa, enmarcada en el Pla Estratègic de la Gent Gran de Terrassa, están presentes organizaciones de mayores, entidades del tercer sector, agentes sanitarios, de seguridad y servicios municipales y de la Generalitat con el apoyo de la Diputació de Barcelona.

El maltrato a los mayores es un problema que existe en mayor medida de lo que probablemente nos imaginamos. Se trata de un problema con múltiples caras que desde el desconocimiento se nos hace difícil no sólo detectar, sino incluso imaginar. No existe un consenso sobre el que establecer lo que se considera maltrato o negligencia contra las personas mayores. En cualquier caso, los estudiosos abordan la cuestión desde tres grandes ámbitos: El abandono, el aislamiento, el desamparo y la exclusión social por una parte; la violación de derechos humanos, legales y de la salud, por otra y finalmente, la privación de opciones, de toma de decisiones o de su gestión económica. Dentro de estos ámbitos podemos entender como maltrato el que se produce a través de conductas negligentes, el psicológico, el físico, el sexual y la violación de derechos.

Como vemos, las formas son amplias y en muchos casos muy difíciles de detectar, como puede ocurrir en el acoso escolar o en la violencia de género. Y están asociados siempre a una situación de vulnerabilidad de la víctima. En definitiva, el maltrato se puede englobar en cualquier manifestación contraria al respeto hacia la persona; probablemente no haga falta pronfundizar demasiado más para tomar conciencia de lo que realmente significa. Es por ello que la constitución de este tipo de organismos como la Taula contra el Maltractament de la Gent Gran recién constituida, se convierten en elementos de gran valor porque se afronta el problema desde la conciencia y, sobre todo, desde la transversalidad.

Son muchas y cada vez más las personas en riesgo. En Terrassa, las personas mayores de 65 años suponen el 16,5 por ciento de la población y las situaciones de vulnerabilidad aumentan con la el mayor número de personas mayores y, por supuesto, con el hecho de que la mayor esperanza de vida no se vincula siempre con una mayor calidad de vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook