Deberes

17.03.2018 | 04:22
Deberes

El Ayuntamiento parece estar haciendo sus deberes en relación con el pacto sobre la limpieza de la ciudad al que se llegó hace ya algún tiempo. Finalmente, la flota de Ecoequip ha incorporado tres nuevos camiones de carga lateral que permitirán cubrir prácticamente el cincuenta por ciento de la ciudad con este sistema de recogida. Se trata de la tercera linea, que se suma a las dos que se pusieron en marcha en el año 2014.

Este sistema permite instalar contenedores de mayor capacidad y reducir los puntos de recogida. Precisamente esta circunstancia provocó un alud de quejas de ciudadanos. La redistribución de la ubicación de los contenedores no gustó a todo el mundo, especialmente a los que vieron cómo tenían que desplazarse considerablemente para depositar sus residuos. En la segunda linea no ocurrió y el Ayuntamiento espera que tampoco ocurra en esta tercera linea.

Esta ampliación de la recogida lateral de la basura sed suma a una serie de mejoras que ha implementado Ecoequip en su estructura que va desde la incorporación de personal hasta la mejora en las instalaciones. Los años de crisis provocaron un parón en las inversiones municipales en el servicio de limpieza debido a lo cual la ciudad se resintió. El problema alcanzó tal magnitud que el anterior alcalde, Jordi Ballart, lo convirtió en una de las prioridades de su mandato junto a la gestión directa del agua. Se considera en la empresa que Ecoequip ha recuperado los recursos técnicos y humanos de antes de la crisis, pero ahora debe recuperar el terreno perdido durante estos años.

Con todo, aun habiendo mejorado las condiciones en las que Ecoequip desarrolla su labor en la ciudad, Terrassa, como el resto de la comarca, está estancada en las cifras de recogida selectiva. En estos momentos nos hemos instalado en torno al 35 %, cifra que dista mucho de la marcada por la Unión Europea para el 2020, que es del 60 %. Existe cierta inquietud entre las autoridades municipales por esta circunstancia puesto que no sólo se necesita una mejora del servicio, sino de la complicidad de la ciudadanía para seleccionar los residuos en los domicilios. El incivismo no ha sido el gran problema de la suciedad de la ciudad en todos estos años, pero ha sido y sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes de la ciudad y se está estudiando la posibilidad, incluso, de instalar sensores que identifiquen a quienes no seleccionan correctamente o depositan residuos impropios en los bloques de contenedores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook