Cifras

16.01.2018 | 04:20

Terrassa es la tercera ciudad de Catalunya en cuanto a número de habitantes. Se trata de una cifra de gran importancia que sitúa a la ciudad sólo por detrás de Barcelona, la gran urbe, y de l'Hospitalet y la primera fuera del área metropolitana. Pero esos honores vienen aparejados a otros no tan honrosos, como el hecho, al mismo tiempo, de ser la tercera ciudad en cuanto a número de parados de Catalunya. entra dentro de la lógica el hecho de que el número de desempleados sea de alguna manera proporcional al número de habitantes y cuando éste este aumento también lo hace aquel. Aunque en Terrassa se da esa circunstancia, no tendría por qué ser forzosamente así.

Terrassa ha sido especialmente castigada por la crisis. Su dependencia de la construcción le ha provocado lógicamente una mayor afectación y ello tiene una traducción en el empleo o, mejor dicho, en la falta del mismo. Hay dos segmentos de edad que están sufriendo el paro con una mayor intensidad. Por una parte están los mayores de 55 años que difícilmente volverán a entrar en el mercado laboral debido a la dificultad de reinserción por la edad, incluso habiendo realizado un esfuerzo de formación. El otro grupo es probablemente el más dramático, el de los jóvenes, algunos rozando ya la treintena que tienen serios problemas para incorporarse al mundo laboral debido a un problema de cualificación.

Muchos de esos jóvenes abandonaron los estudios en un momento en el que los sueldos, especialmente en la construcción, ejercían una atracción irresistible. El viejo de dicho de "ni oficio, ni beneficio", se les puede aplicar. Hay quien dice que muchos de ellos, en los casos más extremos, se mantendrán en condiciones de pobreza endémica, en una dinámica de subsidios, ayudas y dependencia de sus padres lejos del mercado laboral, cada vez más exigente y necesitado de mano de obra experta.

En medio de los dos extremos, el paro de larga duración de los mayores y el de los jóvenes hay un amplio abanico de tonalidades, en su mayoría grises, que advierte constantemente de la dificultad de salir de la crisis económica en las mismas condiciones en las que estamos. El en otro tiempo denostado mileurista es hoy un afortunado y se dibuja un escenario que ha llegado para quedarse, poniendo en la primera linea del debate político el problema de las pensiones y del consumo, imposible de arrancar con la bajada de los salarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook