Limpieza

22.12.2017 | 04:21

El Ayuntamiento reforzará nuevamente este año el servicio de limpieza en la ciudad. Los días que llegan son de consumo, seguramente desmedido, y provocan la acumulación importante de residuos en torno a los contenedores de basura. De la misma forma, se ha reforzado también el servicio con el objeto de limpiar la ciudad de hojas caídas de los árboles. Tanto una como otra medida no sólo es comprensible, sino necesaria.

En el caso de las hojas, el estado de la ciudad es más que evidente y en cuanto al refuerzo en Navidad, la experiencia nos dice que también. El consumo aumenta considerablemente el volumen de residuos en los domicilios y en muchas casas se aprovecha para cambiar muebles y electrodomésticos que convertirán en algún momento los contenedores en puntos negros de residuos.

El problema no está tanto en que en estas fechas aumente considerablemente el volumen de residuos, que también puesto que se trataría de mantener un ritmo de vida sostenible durante todo el año y también en Navidad, aunque esa es otra cuestión; el problema, decimos está en que a lo largo del año se mantiene una actitud poco cívica por parte de muchos ciudadanos y una cierta carencia en el servicio de limpieza que el equipo de gobierno se comprometió a solucionar de forma progresiva ante una compleja situación en la empresa municipal motivada por los recortes durante la época de crisis.

No es la primera vez que hacemos referencia a ese tema y aún denunciando la responsabilidad de la administración municipal en torno a las deficiencias evidentes en la limpieza municipal, también debemos reconocer la responsabilidad de la ciudadanía a la hora de gestionar individualmente sus residuos. El vertido indiscriminado de trastos sin contar con los servicios municipales de recogida especial provoca la generación de esos puntos negros tan molestos, especialmente para los vecinos que los tienen ante sus domicilios.

Y este asunto tiene mucho que ver también con el problema que va a significar a partir del próximo año 2018 la gestión de los residuos en la comarca. El axioma es muy claro, si no potenciamos la selección en los domicilios y reducimos drásticamente los desechos que destinamos al contenedor verde vamos a tener una desagradable sorpresa en el recibo del impuesto de residuos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook