Editorial

Síndica

16.12.2017 | 04:21

Se cumplieron los pronósticos. Isabel Marquès fue elegida ayer por la ciudadanía Síndica de Greuges de Terrassa, con lo que repetirá cargo después de su polémica dimisión. Superada la sorpresa inicial por la presentación, esta vez sí, de su candidatura, Isabel Marquès se situó claramente como favorita en la elección con respecto a sus tres competidores debido al apoyo decidido de un buen número de entidades de la ciudad.

Isabel Marquès fue una buena síndica, activa y comprometida que mereció un trato muy diferente del que recibió por parte del equipo de Gobierno que lideraba Jordi Ballart. Será una buena síndica porque mantiene el mismo espíritu aunque es de esperar que su relación con el actual gobierno de la ciudad sea mejor de lo que fue y que entre todos sepamos darle a la sindicatura el sentido real de su existencia.

Otra cosa es el análisis del procedimiento de elección en el que han participado 1880 personas, en torno al 1 por ciento del censo estimado. Tiempo habrá para la reflexión. Hay que trabajar mucho todavía en torno a los procesos populares participativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook