Esperanza 

07.12.2017 | 04:21

Existe cierta inquietud entre los comerciantes sobre cómo se va a desarrollar la campaña navideña este año. Podríamos hablar de un prudente optimismo, ya que la respuesta al consumo navideño puede ser imprevisible. Hay quien habla de un cierto desencanto de los consumidores como consecuencia de la inestabilidad política y quien lo achaca a que la recuperación económica no es completa y llega de manera muy desigual a la sociedad.

Este fin de semana habrá tres festivos de apertura comercial, hoy miércoles, el viernes y el domingo y probablemente servirán de piedra de toque a los comerciantes para conocer con qué actitud afrontan los terrassenses este año la Navidad. No cabe duda de que hay movimiento en las calles, otra cosa es la presencia de compradores en los comercios. Parece ser que el ya famoso black friday respondió a las expectativas creadas, pero también habrá que ver si esa buena respuesta que se produjo ante las ofertas del inicio de la campaña afectan de alguna manera al desarrollo de la misma.

Los diferentes ejes comerciales terrassenses, con el del Centre como referente más potente, han preparado para este año un buen número de iniciativas que pretenden generar un ambiente propicio para que los consumidores realicen aquí sus compras y no exploren otras posibilidades en otras ciudades o sucumban a la tentación del comercio electrónico, por el que también están apostando fuerte las grandes superficies, que lleva camino de convertirse en el gran enemigo del comercio tradicional.

POBREZA

Una jueza ha anulado el protocolo que impedía a las empresas de suministros realizar cortes por impago sin un informe previo de los servicios sociales de los Ayuntamientos. Es lógico que las empresas persigan seguridad jurídica y que la legislación se deba realizar en función de las competencias de cada administración, pero es mucho más lógico que las administraciones, también la estatal, se preocupen por una realidad que no puede esperar por más tiempo. La pobreza energética existe y es un problema de todos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook