Acuerdos

16.11.2017 | 04:21

Se hace difícil realizar el seguimiento a las negociaciones para alcanzar los acuerdos necesarios para investir al nuevo alcalde de Terrassa. El pleno es mañana y tras el amago de PDECat del pasado jueves, corregido por la militancia, todo sigue estando como el día después de la dimisión de Jordi Ballart. La película de los hechos no es exacta, pero realizaremos una aproximación para que sea entendible. Dimite Ballart y Esquerra Republicana se postula como líder del cambio en la ciudad e invita a TeC, CUP y PDECat a impulsarlo para desposeer al PSC de 38 años de alcaldía. Inmediatamente, TeC, con sus seis concejales, toma la iniciativa y Xavier Matilla se postula como alcaldable para gobernar con Esquerra con el apoyo de PDECat y CUP. Dejaba a Maria Sirvent que decidir dónde situarse, si dentro o fuera del equipo de gobierno, pero advierte a PDECat que su apoyo será indefectiblemente desde fuera.

Los postconvergentes se lo toman como una agresión y dicen, de entrada, que la propuesta es una humillación y no pactarán de ninguna manera. Recordemos que TeC y Esquerra, cuyo pacto es firme desde el principio necesitan de los votos favorables en el pleno de investidura de CUP y PDECat; no vale la abstención. TeC hace un llamamiento a la dignidad de PDCat y a su responsabilidad para acabar con el gobierno de un PSC desacreditado, dicen, pero no encuentra respuesta.

Después realiza una oferta de gobierno de concentración en el que estén todos los grupos, incluyendo PSC, pero excluyendo, obviamente, a Ciudadanos y Partido Popular. Ni CUP ni Esquerra juegan con PSC, ni tampoco PDCat. Y resulta que PDCat abre una puerta el jueves pasado a aceptar ese acuerdo de forma sorprendente que sus bases frenan con indignación. La asamblea decide negociar hasta el último momento y votar esta noche.

Y TeC, ante el distanciamiento de PDECat, presenta lo que llama el plan B, cuando en realidad era el plan A: un pacto con Esquerra con el apoyo, ya explícito de CUP desde fuera, y la obligación del PDCat de quedarse en la oposición pese a su apoyo. Es decir, que estamos como al principio. TeC mantiene su absoluta rigidez, PDECat la suya, Esquerra observa "ojiplática" y el PSC viéndolas venir.

A veinticuatro horas del pleno de investidura del nuevo alcalde y a la espera de lo que pueda pasar hoy y mañana hasta el inicio de la sesión, Alfredo Vega es más alcalde que Xavier Matilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook