Previsión

29.07.2017 | 04:21

La proyección sobre las necesidades de plazas escolares de secundaria en Terrassa se mantendrá al alza en los próximos años, al menos hasta el curso 2024-25. Los niños que nacieron en los años previos a la crisis económica acaban ahora su ciclo en la enseñanza primaria y empezarán a presionar la secundaria. De hecho, en la matrícula de este año ya informamos de que se habían producido algunas situaciones de tensión a la hora de dar respuesta a la demanda de matrículas, especialmente en la denominada Zona 2. Esta circunstancia provocó la instauración de aulas complementarias en tres centros de esta área escolar, lo que provocó la protesta de la comunidad educativa, especialmente del INS Montserrat Roig, que acusaba a la delegación de Ensenyament de falta de previsión y de tensionar en exceso un centro ya de por sí muy masificado.

La situación de la educación en Terrassa ha generado diversos debates en la ciudad, especialmente los que se refieren a su mapa escolar, cuestión que va directamente relacionada con una realidad compleja como es la segregación escolar, esto es, la concentración de alumnado extranjero en unos barrios y centros concretos que generan situaciones de rechazo en la tendencia de la elección de centros durante el periodo de matriculación.

Precisamente, en el pasado pleno Esquerra Republicana presentó una interesante propuesta para convertir determinados centros educativos de la ciudad en escuelas en las que se cubra todo el ciclo escolar, incluso el postobligatorio. Es decir, que los alumnos que entren en primaria en esos centros puedan acabar incluso bachillerato sin necesidad de cambios a medida que se superen los ciclos de la educación obligatoria.

Existe un cierto consenso entre los partidos que componen el pleno del Ayuntamiento de Terrasa en que es necesario actuar y la propuesta de ERC, que puede tener sus pros y contras, debe al menos ser estudiada por las autoridades educativa. Sus promotores consideran que contribuiría a paliar los efectos de la segregación escolar en Terrassa. Con todo, es probable que la situación requiera de una reflexión más profunda y de amplio espectro y que aborde en su conjunto la realidad de la enseñanza en la ciudad. No olvidemos que se está elaborando un estudio y quizás sea en el marco del estudio de las conclusiones de ese trabajo en el que se deba abordar la cuestión para llevar a cabo una actuación integral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook