Alerta

25.07.2017 | 04:20

Los responsables provinciales de PDeCAT advirtieron ayer que están en peligro los pactos municipales con el PSC en aquellas ciudades que no faciliten las votaciones del referéndum del 1 de octubre. La advertencia o amenaza o como quiera interpretarse, se circunscribe de momento al ámbito provincial y la dirección del partido la ha matizado posteriormente. Terrassa entraría a formar parte de las ciudades en las que peligraría el pacto entre socialistas y "neovergentes", ya que no se ha producido un apoyo explícito e inequívoco de la ciudad a la organización de la consulta.

El portavoz de ERC, Isaac Albert, podría decir con total autoridad, aquello de "lo dije". El líder local de Esquerra hace meses que asegura que el pacto de gobierno entre PSC y PDeCAT no llegará al final del mandato debido, precisamente a las tensiones que se producirán en torno al proceso independentista.

Con todo, la postura del Ayuntamiento, pese a las manifestaciones del alcalde Ballart en torno a la necesidad de someter a la Corporación a la legalidad vigente no es exactamente tan taxativa como el posicionamiento hecho público por alcaldes socialistas de otras ciudades barcelonesas y del resto de Catalunya. Hay matices de cierta importancia y es probable que sobre ellos, Ballart y Sàmper reivindiquen su pacto. Se trata de la afirmación del alcalde de que el Ayuntamiento no impedirá la celebración del referéndum.

Es cierto que no es una postura inequívoca de apoyo a la consulta desde la mayor ciudad que forma parte de la AMI, pero tampoco es un no rotundo. El alcalde, incluso ha abogado por buscar fórmulas imaginativas que permitan la celebración de la consulta sin comprometer al Ayuntamiento. Habla de que la ciudad alberga más de 90 edificios oficiales de la Generalitat y de que se trata de encontrar los algo menos de cuarenta que faltarían para tener los colegios electorales que precisa la ciudad.

Ambas formaciones corrieron ayer a volver a hablar de la solidez del pacto y de que se deberá decidir conforme se desarrollen los acontecimientos. Habrá que ver si para PDeCAT es suficiente la postura legal, pero colaboradora del alcalde o se exige un pronunciamiento mucho más firme. Para otras formaciones es evidente que la ciudad debería manifestarse sin ambages. Mientras tanto, Isaac Albert observa con media sonrisa la evolución del procés en Terrassa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Lo último Lo más leído Lo más votado