Preocupación

01.06.2017 | 04:22

Hace pocos días en el pleno de Terrassa se tocaron dos temas relacionados con la universidad y la ciudad. Por una parte se habló del hecho de que la UNED abandone definitivamente su sede en Terrassa. Esta circunstancia, cuyo primer acto ya tuvo lugar hace algunos años con la marcha a Barcelona de la mayoría de las titulaciones que se impartían aquí, no ha causado gran preocupación en el equipo de gobierno por cuanto se argumenta que la UNED no ha devuelto el beneficio social a la ciudad que se esperaba. En realidad, una universidad a distancia no es lo mismo que una presencial. Quizás no aportaba mucho, pero la verdad es que tampoco molestaba. Se ha considerado, no obstante, que no había una relación adecuada entre la inversión y el retorno y se ha dejado ir.

El segundo tema universitario fue el relacionada con la Escola Universitaria d'Infermeria de Terrassa. El tono no era el mismo, este es material sensible y sí hay retorno. La EUIT es un centro de reconocidísimo prestigio adscrito a la UAB que oferta estudios de enfermería y de terapia ocupacional. Está gestionado por una fundación de cuyo patronato forma parte el Ayuntamiento de Terrassa y parece ser que se ha encargado un estudio para analizar las posibilidades de fortalecer la relación del centro con el Consorci Sanitari, que dispone de otra fundación que gestiona docencia e investigación. Uno de los escenarios que contempla ese estudio es la posibilidad de una vinculación incluso orgánica de la EUIT al CST a través de su fundación Joan Costa Roma. Y es precisamente esa cuestión la que hace que se activen las alarmas, en esta ocasión desde Esquerra Republicana. Su portavoz, Isaac Albert, fue quien pone sobre la mesa la posibilidad de que la escuela de enfermería de Terrassa deje de ser terrassense al amparo de la Universitat Internacional de Catalunya, con sede en Sant Cugat, con la que el Consorci Sanitari tiene convenio.

La cuestión está en conocer cuáles son los motivos reales por los que se encarga ese estudio, si realmente es necesaria esa vinculación orgánica al CST, si sería eficaz y fortalecedora o se podrían buscar otras fórmulas igual de efectivas que garanticen la independencia económica, organizativa y docente de la EUIT y, por supuesto, su vinculación territorial a la ciudad. En realidad, quien gestione el centro podría ser lo de menos si esas premisas no corriesen peligro. El discurso, desde el Consorci, es muy tranquilizador en ese sentido, pero habrá que estar a la expectativa porque este tipo de estudios los carga el diablo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook