Pacto

30.05.2017 | 04:21

El líder de Esquerra Republicana en Terrassa, Isaac Albert, insiste desde hace meses, de hecho, desde muy poco después de formalizarse el pacto entre PSC y PDeCAT que el gobierno en el Ayuntamiento de Terrassa no llegará al final del mandato. Ahora es más preciso y habla de cómo el "procés" afectará a las relaciones entre los dos partidos que gobiernan. Su teoría tiene cierto fundamento y habrá que esperar a ver cómo ambas formaciones gestionarán el posible encontronazo que significaría el hecho de que Jordi Ballart se niegue a abrir los colegios en el referéndum de inminente convocatoria.

Sobre el escenario que se crearía si el vaticinio de Albert se hace realidad, el líder de Esquerra no se pronuncia, al menos en lo que al papel que jugaría su partido se refiere. Lo fácil sería pensar que ERC podría intentar gobernar con TeC e incluso con PSC y formalizar el frente de izquierdas que en algunos temas de cierta importancia se ha perfilado en lo que llevamos de mandato, pero el asunto no es tan fácil. La clave está en el ofrecimiento que TeC realizó al PSC a finales del verano pasado para entrar en el equipo de gobierno con el PSC a cambio de que los socialistas rompiesen con PDeCAT. Ese es un punto de inflexión en la relación de TeC y ERC en este mandato. Los comunes han ganado dos elecciones en Terrassa desde las municipales y han decidido que tienen que exhibir perfil propio marcando distancias no tanto con el PSC, que también, sino con ERC, que les estaba robando protagonismo en la oposición. Esquerra ha sabido proyectar una imagen de que TeC es el principal partido de la oposición, pero no quien lidera la acción de oposición al equipo de gobierno y Xavier Matilla (TeC) decidió poner remedio tomando distancia.

Isaac Albert vuelve sobre la idea porque el referéndum se acerca y va preparando el terreno. No define cuál sería el papel de su formación en el nuevo escenario porque es más que probable que no lo sepa, en el sentido de que serán TeC y PSC quienes decidan y una eventual alianza a Esquerra, le preocupa. Se quiera o no, socialistas y comunes comparten buena parte de electorado y en Esquerra se sabe que si el acuerdo cuaja, puede haber gobierno para mucho tiempo.

En la misma rueda de prensa en la que habló sobre este asunto, volvió Isaac Albert a denunciar la "agenda paralela" del alcalde y su distancia con respecto al día a día del gobierno municipal. Es una letanía de la oposición contra la que no se observan movimientos desde alcaldía; mal asunto si la idea acaba instalándose.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook