Orígenes

16.05.2017 | 04:21

El Atlètic Terrassa consiguió el domingo la victoria en la Liga española de hockey en un emocionante encuentro ante el Club Egara. Terrassa volvió a vibrar con su hockey en una final local once años después de que los mismos equipos se enfrentasen en un partido que también ganó el Atlètic. El hockey vuelve a su cuna. El Club Egara rompió el año pasado la racha del RC Polo que situó al hockey terrassense a un papel secundario y el domingo fue el Atlètic quien recuperó protagonismo ganando el título liguero.

Probablemente sería exagerado hablar de que en la liga de hockey se enfrentan dos modelos, pero bien podría entenderse así. Por una parte, la propuesta de clubs como el RC Polo de Barcelona y el Club de Campo de Madrid, entidades con una solidez económica que les permite reforzar sus equipos con fichajes tanto españoles como internacionales y por otro lado el modelo más tradicional, el del trabajo con la base, lejos del mercado por convicción y por obligación.

Es el viejo debate del hockey, que se ha debatido entre la promoción tradicional de la cultura de club, del trabajo con la base o la apertura y mercantilización del deporte. El Polo ha conseguido situarse en lo más alto durante algunos años. Las tres Ligas anteriores a la victoria del Egara del año pasado fueron barcelonesas, por contra, el Club de Campo nunca ha logrado una victoria en el campeonato liguero con una propuesta similar.

Por contra, tanto Atlètic Terrassa como Club Egara juegan con equipos enteramente compuestos por jugadores terrassenses. El trabajo constante ha dado nuevamente sus frutos y si el año pasado fue el Egara el que se alzase con la victoria, recordemos que el club blanquiazul lleva cuatro años jugando la final, este año ha sido el Atlètic el que ha conseguido alzarse con el triunfo.

Los clubs terrassenses hacen de la necesidad virtud, pero su opción no es la más fácil. Se trata de un trabajo de muy largo recorrido, de planificación estricta, de trabajo con amplia base y sobre todo de fomento de una cultura del esfuerzo encomiable en unos tiempos en los que la inmediatez lo es todo.

El Atlètic suma así su vigesimoprimer título liguero y continúa siendo el que más acumula, vuelve a ser campeón, pero quien verdaderamente gana es la propuesta del hockey terrassense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook