Continuidad

25.04.2017 | 04:20

La Generalitat y el Ayuntamiento renovaron ayer su compromiso de continuar adelante con el esponjamiento urbanístico de Ca n'Anglada. Se trata, como ya hemos tenido ocasión de destacar en otras ocasiones, de una excelente experiencia de colaboración entre administraciones que está dando buenos resultados a pesar de la gran dificultad que entraña. El denominado esponjamiento de Ca n'Anglada persigue una importante intervención que frene la degradación urbanística de una zona de especial relevancia por lo complejo de su composición social. En realidad no debería ser motivo de loa el hecho de que dos administraciones, en este caso la municipal y la autonómica, colaboren y lo hagan no sólo con buena predisposición, sino también con grandes resultados, pero en este caso es realmente destacable. El trabajo, de precisión quirúrgica y personalizada en función de la realidad individual de cada familia ha permitido el realojamiento de las familias que ocupan los pisos más deteriorados y el trabajo debe continuar hasta completarse el programa.

Ayer, la concejal Lluísa Melgares hizo referencia a la necesidad de mantener una política activa en Ca n'Anglada para garantizar que las personas que se quedan en el barrio mejoren sus perspectivas. En este sentido, no debemos olvidar el origen de todo. El esponjamiento urbanístico de Ca n'Anglada formaba parte de un plan de actuación que llevó incluso a la constitución de una oficina municipal específica en el barrio, con un gerente, para diseñar y llevar a cabo las acciones, no sólo urbanísticas, sino de carácter social que el barrio demandaba dada la nueva realidad que la inmigración dibujó.

Recordemos también que la decisión sobre la necesidad de intervenir en Ca n'Anglada se genera como consecuencia de un serio brote de conflictividad social que se produce en los años 90 del siglo pasado. Lo único que se mantiene de todo aquel plan de barrio es el esponjamiento y aún siendo muy importante debido al beneficio que significa para las familias afectadas, es socialmente insuficiente. Ca n'Anglada no ha cambiado con respecto a los problemas que se registraron en aquel triste verano.

En cualquier caso, insistimos en que la actuación conjunta de Generalitat y Ayuntamiento en la zona norte de Ca n'Anglada es un ejemplo de buen funcionamiento tras la que no debe demorarse la continuidad, esto es, de momento, la siguiente actuación urbanística que debe llevarse a cabo sobre los terrenos liberados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook