Carril

18.03.2017 | 04:21

Al conseller Josep Rull se le pudo ver ayer contento. Anunció en rueda de prensa la licitación desde el lunes de las obras de uno de los tramos del tercer carril de la c-58. Rull no podía esconder su satisfacción. Se trata de una obra anhelada en el territorio, su territorio, que vendrá a descongestionar la que es la vía que soporta una mayor intensidad de vehículos, al menos en Catalunya. Los niveles de congestión son extraordinarios en horas punta, pero a lo largo de todo el día puede comprobarse el nivel de exigencia al que los conductores sometemos a la vieja autopista de Barcelona.

Así, las obras de la C-58 se iniciarán por el tramo que unirá el área de Can Parellada con la salida de Sabadell Norte. este es probablemente el tramo que más problemas genera diariamente en las horas previas a las nueve de la mañana. Era curioso y a la vez triste comprobar como los colapsos en la autovía se redujeron considerablemente durante los peores años de la crisis. Las colas se concentraban en el tramo de Sant Quirze a Sabadell; hoy empiezan diariamente a la altura de Can Parellada en las horas de máxima utilización. Por este tramo circulan a diario 50 mil coches. 20 mil de ellos se incorporan a la autovía a través de la calzada lateral de Can parelllada y 20 mil lo hacen desde Terrassa Centre o procedentes de las poblaciones camino de Manresa. En condiciones normales se espera que esta obra rebaje el tiempo de paso por esos poco más de cuatro kilómetros en seis minutos. Aunque aparentemente pueda significar una cifra poco apreciable, debemos tener en cuenta que se pasará de una velocidad media de 28 kilómetros por hora a circular a 75 kilómetros por hora. Será en los horas punta de la mañana cuando los conductores lo podrán apreciar en mayor medida. Es cuestión de un año y medio.

El segundo tramo que se licitará será el que una la gran rotonda de Ikea con la salida de la AP7 . Se trata del otro gran núcleo de congestión que provoca el gran número de vehículos que se incorporan a la AP7 tanto en dirección norte como sur. La C-58 ganará en seguridad y en rapidez y la fluidez del tráfico permitirá rebajar aunque sea mínimamente los niveles de contaminación.

En conseller Rull estaba contento ayer. Seguro que también lo estaría si pudiese anunciar la desaparición del peaje de Les Fonts o el paso de Terrassa a la zona tarifaria 2 de la ATM. Quizás serían demasiadas emociones. Bienvenidas de momento las obras de la C-58.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Lo último Lo más leído Lo más votado