Pacto

31.01.2017 | 04:20

Esta tarde se reúne la ejecutiva del PSC de Terrassa, reunión en la que se tratará la oferta de pacto que realizó el pasado mes de diciembre Terrassa en Comú para gobernar sin el grupo municipal del Partit Demòcrata Català (ya, oficialmente denominado así). El alcalde Ballart fue muy claro en diciembre cuando dijo que no iba a romper el pacto con PDCat para formar una coalición de gobierno no TeC. En todo caso, ofrecía a la confluencia e izquierdas la entrada sin condiciones en el equipo de gobierno.

A pesar de lo tajante de su postura, el asunto estaba abierto porque el alcalde dijo que la oferta de TeC debía ser debatida en los órganos de gobierno de su partido, debate que, como decimos, se producirá hoy. La reunión no hubiese tenido mayor trascendencia salvo que su resultado distase mucho de la posición adoptada por el alcalde, pero una intervención en el pleno del pasado jueves ha devuelto protagonismo tanto a la oferta de pacto como a la reunión de la ejecutiva socialista de hoy.

Se trata de la agria intervención del líder de Ciudadanos, Javier González, durante la discusión sobre la campaña de información en torno a la presunta municipalización del suministro de agua. González espetó al teniente de alcalde y portavoz de PDCat: "Señor Sàmper, parece que es usted el único que no se ha dado cuenta de que no acabará el mandato en el equipo de gobierno". No es la primera vez que se oye en el pleno una afirmación semejante. El propio portavoz de Esquerra Republicana, Isaac Albert, se ha referido a ello públicamente, aunque sin tanta vehemencia.

No se ha producido ninguna señal evidente que avale la posibilidad de que el PSC cambie de socio para gobernar la ciudad, pero en los mentideros municipales no se descarte y es probable que todo dependa de un desencuentro que pueda ser aprovechado para la ruptura o de que la política catalana condicione el establecimiento de nuevos escenarios.

En cualquier caso, es cierto que Terrassa en Comú ha rebajado notablemente el tono de su oposición al equipo de gobierno, hecho que ha obligado a Esquerra, al menos momentáneamente a modular su discurso. La abstención de ambas formaciones que permitió la aprobación de los presupuestos y más que la abstención, el mensaje contemporizador en la argumentación del voto son prueba de ello. Habrá que confirmar, por otra parte si en la ejecutiva socialista de hoy se trata la crisis de gobierno que se dice que impidió el desconcierto que provocó la oferta de pacto de TeC.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook