Cambio

12.01.2017 | 04:22

La política es cada día vertiginosa y lo que es válido hoy puede no serlo por la tarde. Los argumentos que justifican la toma de decisiones se fabrican con mayor o menor creatividad, con mayor o menor capacidad de convicción en función de lo que interesa proyectar en cada momento. La diferencia entre táctica y estrategia se convierte muchas veces en artificio semántico y lo mejor de todo es que si no lo pasamos por el tamiz de la coherencia, todo es políticamente irreprochable.

Decimos esto por la posición de Terrassa en Comú, Esquerra Republicana y Ciudadanos en torno a la aprobación de los presupuestos municipales. Simplificando mucho, resulta que TeC y Esquerra invocaron el "frente de izquierdas" para aprobar las ordenanzas fiscales, no se conformaron con la asunción por parte del equipo de gobierno de algunos de sus postulados, sino que reclamaron una redacción conjunta exigiendo especialmente al PSC que decidieran si querían aprobar las ordenanzas con la izquierda o con la derecha. El PSC buscó un pacto de izquierdas y accedió y todo parecía indicar que en la aprobación de los presupuestos se produciría un escenario diferente. Pero ciudadanos ha decidido que no fuese así.

El partido de Javier González ha decidido apoyar los presupuestos con lo que ha desactivado hábilmente el "frente" de izquierdas. El PSC tiene aparentemente garantizada la aprobación de los presupuestos con Ciudadanos, pero TeC y ERC dice que pueden apoyarlos también a cambio, no de una redacción conjunta como en las ordenanzas, sino a cambio de la inclusión de algunas de sus reivindicaciones. Lo que no tenía ningún sentido en las ordenanzas es ahora responsabilidad y compromiso y sirve en esa extraña necesidad de visibilidad en los presupuestos.

Si tuviésemos que ser muy gráficos para describir el estado de Alfredo Vega, el teniente de alcalde que defiende los presupuestos del equipo de gobierno, podríamos referirnos al emoticono de los ojos muy abiertos: menos la CUP y PP, va a conseguir lo que se presumía imposible, que el resto de formaciones apoye su propuesta.

Terrassa en Comú y Esquerra Republicana, que hicieron ayer una rueda de prensa conjunta, pese a negociar por separado, apelan a la fibra sensible del alcalde diciendo que estos son los presupuestos del agua y le invitan a encontrar el consenso con la izquierda y no con Ciudadanos. Y González, a lo suyo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook