Residencia para las personas mayores

16.12.2016 | 04:20
Residencia para las personas mayores

Terrassa tiene un importante índice de población envejecida, el 16,25%, más de 35.000 personas son mayores de 65 años. Con una tasa de sobreenvejecimiento de mayores de 75 años del 51,15% y del 15% para los mayores de 85 años. Habría que añadir que más del 70% de las personas mayores viven en viviendas con problemas de accesibilidad y un alto porcentaje viven solas. Sólo hay una residencia pública, construida en 1975. La ciudad tiene 1.190 plazas de residencia, igual que en el año 2005, sólo el 16% son públicas, no se han creado más. Terrassa ha crecido en población y se ha envejecido en los últimos 16 años.

Ésta es una oferta claramente insuficiente para Terrassa, por eso desde hace tiempo los vecinos y vecinas y el Ayuntamiento piden la rehabilitación de la planta (cerrada) de Mos-sèn Homs, la construcción de la residencia con 120 plazas y el centro de día con 30 plazas en Sant Pere Nord (proyecto constructivo parado desde 2009) y la construcción de otra residencia en Ca n'Anglada.

La atención a las personas mayores y en especial a las que padecen algún tipo de dependencia debería haber sido uno de los pilares del Estado del bienestar, junto al sistema de salud, la educación y las pensiones, los cuidados hacia las personas mayores que lo necesitan deberían ser un derecho y una obligación colectiva. El grupo municipal de Terrassa en Comú priorizamos las "políticas de atención a los cuidados" de las personas mayores. Los cambios demográficos de los últimos años, con una mayoría de población envejecida, obligan a las instituciones públicas a atender y cuidar a nuestros mayores.

El déficit en políticas de atención a nuestros mayores y las personas con dependencia es una realidad que necesitamos cambiar. Desde TeC impulsamos dos propuestas de resolución en el pleno municipal, una para exigir al gobierno de la Generalitat la construcción de la residencia y el centro de día en Sant Pere Nord (aprobada por todos los grupos políticos) y otra para exigir a la Generalitat unos presupuestos más sociales que respondan a las necesidades de la ciudadanía.

Es prioritario desarrollar políticas de atención a las personas mayores, especialmente "políticas para los cuidados". Donde las personas con grados de dependencia sean atendidas en sus lugares de residencia habitual, próximos a su entorno familiar, amistades y vecindad.

Se hace imprescindible revisar las políticas actuales, superar modelos de atención "asistencialista", donde las familias siguen soportando el mayor peso de la atención. Defendemos una política social claramente comunitaria. Un modelo social de atención a las personas donde las responsabilidades no dependan sólo de los recursos y las capacidades de las familias, sino que sea un servicio de atención de interés público, contribuyendo a la creación de empleo y a repensar la movilidad, la accesibilidad, los servicios sociosanitarios, los espacios relacionales y la atención a las personas mayores como una forma de entender y vivir la ciudad.

La asociación de vecinos de Sant Pere Nord reivindica y lidera el proyecto de construcción de la residencia junto al resto de movimientos sociales de la ciudad. El convenio entre Generalitat y Ayuntamiento lleva años paralizado, desde 2006. Denunciamos que el gobierno de la Generalitat, una vez más, no cumple con los compromisos adquiridos para construir la residencia y centro de día en la elaboración de los presupuestos para el 2017. Por una ciudad real de y para la personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook