Reunión

27.09.2016 | 04:20

Decíamos al semana pasada que la vida de Terrassa y los terrassenses está ligada a sus rieras, que se cuentan a centenares. La historia trágica de la ciudad hace además que tengamos una especial sensibilidad en torno a esos accidentes orográficos. La prueba está en la rapidez con la que el conseller de Territori y Sostenibilitat, Josep Rull, respondió hace pocos días a la protesta organizada por los vecinos de los barrios limítrofes con la riera de Les Arenes. La falta de mantenimiento del lecho ha convertido la riera en un espacio de vegetación incluso boscosa que preocupa seriamente a los vecinos, no sólo por una cuestión puramente estética, sino también por seguridad.

Rull, terrassense y por lo tanto no sólo conocedor de la sensibilidad, sino sensible también, activó con presteza el mecanismo para que el responsable de la Agència Catalana de l'Aigua se reuniese con el Ayuntamiento de Terrassa de forma inmediata para llegar a un acuerdo en torno al contencioso que ese organismo y el Consistorio egarense mantienen sobre la limpieza y mantenimiento de las rieras en la ciudad. Lo bueno es que se abre una linea de diálogo, lo incierto es si llevará a algún sitio o se mantendrán las posturas enquistadas como están y todo ser reduce a una acción más cosmética que eficaz del conseller terrassense.

El conseller Rull conocía de sobras la polémica situación porque se remonta a cuando él era concejal en Terrassa. Ha tenido el loable gesto de intentar desencallar la situación ante la protesta organizada por los vecinos y el anuncio de un contencioso contra la Agència Catalana de l'Aigua. El momento, convierte el gesto de Rull en un arma de doble filo que se puede volver en su contra si no se obtienen resultados. Ayer se reunieron los vecinos con el ACA y la reunión con el Ayuntamiento se llevará a cabo, parece ser, la próxima semana, el día 5 de octubre.

Y las rieras se mantienen igual. No estaría de más que además de reunirse con vecinos y Ayuntamiento fuesen todos a ver en directo cómo está la riera de Les Arenes. A veces se toman decisiones desde la distancia, sin comprobar realmente cuál es el alcance de esas decisiones. Los terrassenses no sabemos ya quien tiene que limpiar las rieras. De hecho pensábamos que era la Generalitat, como fue en otros tiempos, pero ahora nos da un poco igual; lo que sí sabemos es que la riera de Les Arenes no puede estar como está. Es una cuestión de sentido común, sólo hay que verla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook