El "wardrobing" llega a su fin

25.12.2018 | 04:00
Una joven se prueba un pantalón en un comercio local.

El sector de la moda vive uno de los momentos de mayor intensidad del año. La cercanía de las fiestas navideñas aumenta el consumo de ropa, zapatos y complementos por la acumulación de celebraciones, eventos y regalos, pero al mismo tiempo alimenta la desleal práctica del "wardrobing". El "wardrobing" constituye uno de los mayores desafíos para la industria de la moda actualmente. Se trata de una práctica que consiste en comprar un artículo (en general una prenda de ropa), usarlo y devolverlo a la tienda para recuperar el dinero del pago y se ha extendido en los últimos años en España. Según un estudio de Checkpoint Systems, una de cada tres personas reconoce abiertamente hacerlo.

De ahí, que ante la avalancha de devoluciones de productos que se espera durante estas fechas, los comercios españoles aumenten sus sospechas sobre si los artículos devueltos han sido o no usados, y para evitarlo, estén tomando medidas con las que reducir el impacto de este fenómeno. Para David Pérez del Pino, director general de Checkpoint Systems para España y Portugal, asegura que "si bien muchas de las devoluciones en tienda no son fraudulentas, no se puede olvidar que el "wardrobing" es una práctica cada vez más extendida, que tiene un impacto negativo en las ventas y origina importantes desajustes de inventario". "Por eso es importante introducir nuevas prácticas que limiten la capacidad de los compradores deshonestos para comprar un producto, usarlo y luego devolverlo".

Una de estas medidas es R-Turn Tag, una solución lanzada al mercado por Checkpoint Systems, líder mundial en soluciones para la disponibilidad de la mercancía en el sector minorista, con la que se reducen significativamente las devoluciones fraudulentas de artículos en los comercios.

De bajo coste
La etiqueta R-Turn es una solución de bajo coste que ha demostrado ser la más eficaz contra el "wardrobing". Se trata de una pequeña etiqueta personalizable que se aplica a las prendas y artículos que se quieren proteger. Esta etiqueta solo puede ser retirada por el cliente rompiendo manualmente el mecanismo de bloqueo mediante un simple giro. El mecanismo de bloqueo ha sido desarrollado para evitar daños al producto y facilitar su colocación en cualquier parte de una prenda, lo que permite que se coloque en un área visible de la prenda y actúe como un elemento de disuasión visual que evita que compradores deshonestos usen los productos y luego los devuelvan. A partir de aquí, los minoristas y marcas de moda actulizan sus políticas de devoluciones para que solo se acepten devoluciones con la etiqueta R-Turn acoplada en la prenda. La etiqueta R-Turn ya está disponible en el mercado.

Checkpoint Systems, con sede española en Terrassa. es el líder mundial en soluciones para la disponibilidad de la mercancía en el sector minorista que abarca la prevención de la pérdida desconocida y la gestión del inventario. Como división de CCL Industries, las soluciones de Checkpoint han sido desarrolladas a lo largo de 45 años de experiencia en tecnología de radiofrecuencia, innovadoras soluciones de prevención del hurto y de la pérdida desconocida, hardware RFID líder del mercado, software y servicios globales de etiquetado, para marcar, proteger y trazar la mercancía desde el centro de producción hasta el lineal.

Diversos dispositivos
En relación al mundo comercial, la empresa ofrece diversos dispositivo para evitar el fraude, como el caso del "wardrobing" y también el hurto. En este último caso, la empresa explica que está demostrado que los probadores ofrecen a los retailers la oportunidad de vender más, pero también pueden convertirse en un refugio seguro para los consumidores deshonestos para esconder prendas con el fin de llevárselas sin pagar. Según el último Barómetro Mundial del Hurto, las tiendas de ropa padecen el mayor índice de hurto de la industria minorista en España, equivalente al 1,86% respecto a las ventas. Checkpoint Systems comercializa la solución ApparelGuard, una tecnología de detección de desacopladores que se instala en los probadores individuales. Disponible como parte de la app para retailers Evolve-Store, esta herramienta identifica cuándo entra en el compartimento alguien que dispone de un desacoplador de etiquetas duras obtenido ilegalmente. A continuación, analiza sus movimientos, ya que el comprador deshonesto intentará retirar las etiquetas del producto. Las antenas de Apparel- Guard reaccionan al coincidir estas dos situaciones, minimizando de esta manera falsas alarmas. La solución envía entonces una alerta a Evolve- Store o a un pager.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook