CaixaBank cierra 2017 con el beneficio récord de 1.684 millones, un 61% más

02.02.2018 | 17:10
CaixaBank cierra 2017 con el beneficio récord de 1.684 millones, un 61% más

El Grupo CaixaBank ha cerrado 2017 con el mejor resultado anual de su historia, al obtener un beneficio neto de 1.684 millones de euros, casi un 61 % más que en 2016, tras la integración del banco portugués BPI.
De hecho, la contribución de BPI a las cuentas de la entidad ha sido limitada, de 176 millones de euros, por lo que este crecimiento se debe, principalmente, al mejor resultado de CaixaBank en España, que alcanza los 1.508 millones, un 44,1 % más que el año anterior, según la información remitida a la CNMV, el regulador bursátil.
El margen bruto de CaixaBank llega en 2017 los 8.222 millones, un 5,1 % más, por la mayor generación de ingresos básicos del negocio bancario (margen de intereses, comisiones e ingresos del negocio de seguros), que aumentan un 18 % en el Grupo y un 8 % en CaixaBank, y la incorporación de BPI.
En una nota, CaixaBank explica que la rentabilidad del grupo mejora desde diciembre 280 puntos básicos y se sitúa en el 8,4 %, cerca del objetivo establecido en el Plan Estratégico, de entre el 9 y el 11 %, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador alcanza el 11,2 %, con un resultado de 1.748 millones.
Por su parte, en un contexto de tipos de interés en mínimos, el margen de intereses asciende a 4.746 millones de euros, un 14,2 % más, impulsado por la incorporación de BPI, que aporta más del 9 % de crecimiento.
Este margen aumenta un 5,1 % en CaixaBank, especialmente por la gestión de la actividad minorista, con una fuerte reducción del coste del ahorro a vencimiento.
Los ingresos por comisiones se sitúan en 2.499 millones de euros, un 19,5 % más, gracias a la aportación de BPI (+13,2 %) y los ingresos derivados de la actividad comercial de CaixaBank (+6,3 %).
El grupo que preside Jordi Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar ha registrado en 2017 un total de 110 millones de costes extraordinarios asociados a BPI.
Los ingresos de la cartera de participadas se sitúan en 653 millones, lo que supone una reducción del 21 %, como consecuencia, entre otros factores, del menor dividendo de Telefónica, cambios de perímetro y la venta del 2 % de la participación de BPI en el banco angoleño BFA.
El epígrafe de ganancias/pérdidas por activos y pasivos financieros y otros se reduce hasta los 282 millones, un 66,7 % menos, ya que las cuentas de 2016 incluían varias plusvalías, como una de 165 millones de euros por la venta de Visa Europe.
Los recursos totales del grupo suman 349.458 millones a cierre de 2017, lo que supone un aumento del 15 %.
Concretamente en CaixaBank, los recursos de clientes se incrementan un 3,5 % en el conjunto del año (+10.600 millones) y registran una ligera bajada del 0,2 % en el último trimestre del año, que estuvo marcado por la crisis política en Cataluña, que llevó a la entidad a trasladar su sede social a Valencia, donde hoy tiene previsto presentar los resultados anuales a la prensa.
En el último año, CaixaBank ha incrementado un 16 % el crédito a las empresas y un 15 % el crédito al consumo, y la ratio de morosidad del grupo baja nueve décimas, situándose en el 6 %, mientras que la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora tres puntos, hasta el 50 %.
En el conjunto del grupo, los saldos dudosos descienden hasta los 14.305 millones, en su mayoría correspondientes a CaixaBank, con 13.086 millones.
Las dotaciones para insolvencias alcanzan en 2017 los 799 millones, un 154 % más, debido a la liberación de 676 millones de euros de provisiones de la cartera crediticia en el cuarto trimestre de 2016. Aislando este efecto, la evolución anual sería del -19,3 %.
El apartado de otras dotaciones a provisiones asciende a 912 millones e incluye, entre otros, el registro de 455 millones de euros asociados a prejubilaciones (152 y 303 millones de euros en el primer y segundo trimestre, respectivamente) y 154 millones de saneamiento de la exposición en Sareb en el primer trimestre.
El pasado año, la entidad vendió inmuebles por valor de 1.610 millones de euros, un 20 % más que en 2016, y su cartera de activos adjudicados netos disponibles para la venta en España disminuye hasta los 5.878 millones de euros (-378 millones de euros en 2017), con una ratio de cobertura del 58 %.
Por su parte, los activos inmobiliarios destinados al alquiler disminuyen hasta los 3.030 millones de euros netos de provisiones (-48 millones de euros en 2017) y la ratio de ocupación de esta cartera se sitúa en el 88 %.
El Grupo CaixaBank dispone de unos activos líquidos totales de 72.775 millones, con una ratio de liquidez del 202 %, muy por encima del mínimo requerido del 100 % a partir del 1 de enero de 2018.
Su ratio Common Equity Tire 1 fully loaded se sitúa en el 11,7 % y el capital total en el 15,7%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook