El Santander asegura el empleo en el Popular hasta la integración

09.06.2017 | 17:28
Oficina del Banco Popular situada en la calle del Vall, en Terrassa.

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, afirmó ayer que la plantilla del Popular "va a tener continuidad" tras el anuncio de la compra de la entidad por parte del Santander y apuntó que el impacto que la operación tendrá sobre las cuentas del segundo trimestre será "muy pequeño". "La plantilla del Popular, cómo no, va a tener continuidad. Son magníficos profesionales que siguen teniendo que atender a los cuatro millones de clientes, porque durante un tiempo la integración operativa no estará realizada", señaló el segundo ejecutivo del Santander en declaraciones a los medios previas a su intervención en el Encuentro Bancario Iberoamericano, organizado por la Asociación Española de Banca (AEB).

En relación sobre el posible impacto económico que la operación tendría en las cuentas del segundo trimestre, Álvarez señaló que "será muy menor", ya que la operación se hizo tras la intervención de la autoridad de resolución, que tomó medidas para amortizar los instrumentos de capital Additional Tier 1 en mala situación. "Por tanto, entiendo que será muy pequeño, pero todavía es pronto para decirlo", apuntó. Para Álvarez, "lo importante es que el banco ha recuperado la normalidad y los clientes pueden operar como operaban habitualmente, y los empleados de la entidad están trabajando normalmente". "Es lo que importa hoy y estoy contento de que esto haya sido así", añadió.

Con más tranquilidad
El consejero delegado del Santander manifestó durante su intervención en el acto que en la entidad están viviendo este proceso "cada vez más tranquilos". "La buena noticia es que el banco está funcionando normalmente", señaló Álvarez, para quien el objetivo era "conseguir la estabilidad" y se ha logrado, lo cual es "una buena noticia para todos".

Preguntado sobre si el Santander debe asumir la responsabilidad sobre las posibles demandas de los accionistas de Popular dado que la decisión de amortizar las acciones de la entidad la tomó la Junta Única de Resolución (JUR), Álvarez señaló que el banco solo ha actuado como un "comprador".

"La autoridad de resolución tomó las determinaciones que quería tomar y nosotros lo que hemos sido es compradores del banco en unas determinadas condiciones que estableció la autoridad de resolución", explicó. Álvarez puso en valor el procedimiento de resolución establecido por las autoridades europeas. "Nunca se había testado y esto tenía que hacer camino al andar", dijo, destacando que estas operaciones están diseñadas para acometerse en fines de semana y el hecho de que se resolviera en una noche demuestra "un nivel insuperable" y que las "instituciones trabajan bien".

El presidente de la Asociación Bancaria Europea (AEB), José María Roldán, señaló que la resolución del Banco Popular y su posterior absorción por parte del Banco Santander es una operación que se va a resolver mediante medios privados, por lo remarcó que no ha costado "ni un duro" a los contribuyentes. "Los bancos de la AEB no han costado ni un duro al contribuyente español y eso lo podemos seguir diciendo porque en este rescate no se va a ver involucrado ningún dinero público y es otro banco de la AEB el que se hace cargo", aseveró José María Roldán.

Por otro lado, accionistas minoritarios del Popular, agrupados a través de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec), calificaron de "expropiación" la compra del Popular por parte del Santander, por lo que estudian demandar al actual consejo de administración, presidido por Emilio Saracho, a través de una acción de responsabilidad social. "Estamos ante un vaciamiento completo del valor de la acción, que queda reducido a cero y ante una expropiación que es la primera vez en la historia que hace la Unión Europea", dijo la entidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook