Pimec urge al Gobierno a hacer una segunda reforma laboral

10.06.2017 | 10:00
Josep Gónzalez, presidente de Pimec, en su intervención en la entrega de los premios de esta entidad.

El presidente de Pimec, Josep González, sostiene que ahora es "un buen momento" para llevar a cabo una segunda reforma laboral que mejore la inseguridad jurídica que, según él, ha dejado la primera. En su discurso en la cena anual de los Premis Pimes, a la que asistieron unas 1.200 personas entre representantes políticos y empresariales, aseguró que una segunda reforma laboral puede resolver el desequilibrio entre el número de contratos temporales y fijos antes de que lo ordene la UE, y remarcó que se hacen "demasiadas reformas fiscales pero pocas laborales".

En el capítulo de los galardones, los principales recayeron en empresas como la firma tecnológica Beabloo (Premio Diplocat a la Diplomacia Empresarial Catalán); Numintec Comuncaciones, que ofrece el servicio de una centralita virtual (Premio a los Valores de empresa), y el Instituto La Garrotxa (Premio a la colaboración Empresa-Formación profesional). En la clausura del acto

González hizo referencia a las preocupaciones actuales de los empresarios catalanes y realizó un recorrido por las reclamaciones de este colectivo durante los últimos treinta años: "Seguimos preocupados por el marco fiscal, nada favorable para las pymes, sobre todo en cuanto al Impuesto de Sociedades, y por las recientes nuevas obligaciones de declaración del IVA".

Asimismo, expresó su confianza en que todavía hay margen para encontrar soluciones a la situación política que vive Catalunya sobre la base "del entendimiento" y "la capacidad de diálogo", tras reafirmar su postura a favor del derecho a decidir. González realizó esta referencia al momento político que viven Catalunya y España en el discurso que ha pronunciado durante el acto de entrega de los Premios Pimec a las mejores iniciativas empresariales de 2016. "No es fácil convivir con todo lo que estamos viviendo. Pero confío en la fortaleza de Catalunya, de su tejido económico y de su sociedad. Y quiero confiar también en que aún habrá capacidad de diálogo y entendimiento entre todos para encontrar caminos y soluciones a los agravios que se nos plantean", añadió. En la clausura del acto , el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, volvió a dirigirse este a la clase empresarial catalana a las puertas de convocar el referéndum sobre la independencia.

Las puertas giratorias
En esta ocasión, lo hizo ante un auditorio repleto de representantes de pequeñas y medianas empresas de la patronal Pimec. Tras su incómoda participación en la reunión anual del lobby del Círculo de Economía, contrario a la vía unilateral, Puigdemont afirmó que "si alguien quiere saber qué piensan nuestros empresarios, que venga aquí a poner la oreja y a preguntar a nuestras pymes".

La intervención de Puigdemont se producía después de que el Círculo de Economía, en el que están grandes corporaciones y economistas, lo instaran a ir a explicarse al Congreso y a no quedarse anclado en el referéndum para buscar un acuerdo. Sin embargo, el presidente también se refería de forma velada a las reuniones que varios ministros han ido teniendo con grandes empresas en los últimos meses. Puigdemont se refirió al auditorio que tenía delante como los empresarios "de verdad" y no "los de las puertas giratorias" y recriminó al Estado que si los hubiera escuchado se habría "ahorrado errores monumentales".

Puigdemont instó al Gobierno central a que cumpla con "las inversiones presupuestadas" y no se "abandonen infraestructuras críticas", lo cual, dijo, que lleva a situaciones como el caos vivido en el aeropuerto del Prat por las colas en los controles de pasaportes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook