Las agencias de colocación son críticas con la Generalitat

06.05.2017 | 09:26
El terrassense Ángel Buxó, en el centro, es el presidente de la asociación Acacer.

Las agencias de colocación están recibiendo un trato discriminatorio, pues según el terrassensse Angel Buxó, presidente de la Associació Catalana d'Agències de Col·locació i Empreses de Recol·locació (Acacer), "a veces da la sensación de que las agencias de colocación estamos vetadas por criterios que son dudosos de entender. En cambio está demostrado que en otros países de nuestro entorno, funcionan bastante bien en la intermediación laboral". El presidente ha puesto en valor la labor de las Agencias de Colocación y ha reivindicado su papel dentro de las políticas activas de empleo en Catalunya, tal y como pide Europa.

"Desde Acacer siempre hemos estado al lado de la Administración para ayudar y dar ideas sobre cómo ser más eficientes y eficaces en las políticas activas de empleo. Y así lo queremos seguir haciendo", señaló Buxó.

El directivo egarense realizó estas declaraciones en un acto celebrado en Foment sobre "Las políticas activas de empleo y las Agencias de Colocación", donde han intervenido además del presidente de Acacer el abogado y profesor titulado de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Facultad de Derecho de la Universitat de Barcelona José Luis Salido. El acto ha comenzado al finalizar la asamblea anual de Acacer, en la que se aprobó la memoria de actividades de 2016, así como las cuentas del 2016, el presupuesto para el año 2017, la reforma de los Estatutos y se ratificaron los nuevos representantes de la junta directiva.

José Luis Salido expuso el dictamen jurídico que Acacer le había encargado para "dar a conocer y destacar el papel relevante que para la economía en general y para el empleo en particular, tienen las agencias de colocación, ya sean públicas o privadas, sin ánimo de lucro o lucrativas, así como el análisis de determinadas actuaciones de las Administraciones públicas que se entiende que, por conductas omisivas principalmente, perjudican gravemente los intereses de estas entidades".

Según el dictamen, "la legislación española en materia de intermediación laboral ha optado, siguiendo el camino de las fuentes internacionales y la orientación de la normativa europea, por la colaboración público privada reconociendo como entidades de singular importancia en esta actividad a las agencias de colocación".

Conclusión
José Luis Salido concluyó, como resumen de su dictamen, que "las agencias de colocación deben participar en todos aquellos procesos y actividades que tengan como finalidad la inserción laboral, no sólo del trabajo asalariado, sino también en relación con el fomento de la cultura emprendedora y el espíritu empresarial".

Por su parte, Ángel Buxó recordó los inicios de las agencias de colocación, que fue en 2010 cuando salió publicado el Real Decreto 1976/2010 que las regulaba, con el cual, las entidades que se dedicaban a la intermediación laboral se vieron forzadas a acreditarse como agencias de colocación o empresas de recolocación para poder continuar desarrollando la tarea, "las más altas instancias del Servei d'Ocupació de Catalunya, nos animaban a los centros colaboradores ya otros, a darse de alta como agencias de colocación para poder colaborar con la Administración en la mejora de la inserción laboral." Esta acreditación, que se realizó por mandato Europeo, "les supuso a muchas de ellas una gran dificultad para poder proseguir en su trabajo diario" ya que además de continuar realizando la intermediación como hasta entonces, se vieron obligadas a cumplir los requisitos exigidos por la nueva normativa, incrementando a su vez las tareas administrativas y realizando inversiones para adecuar sus espacios. "Requisitos que ahora parecen no tener en cuenta, ya que aunque es obligatorio cumplir con estos requisitos, se cubren con una declaración de responsabilidad por parte de la Agencia", apuntó Buxó.

Difícil inserción
El presidente de Acacer también dijo que "en los últimos años, de forma muy tímida, el SOC fue colaborando con las agencias", aunque ha hecho público que el colectivo con quien tenían que trabajar era muy difícil de insertar, "un porcentaje elevado de los colectivos que nos derivaban a las agencias que colaboramos con la Administración no estaban en proceso de búsqueda activa de trabajo". Ahora la impresión de las agencias es que la Administración Autonómica no quiere trabajar con ellas, ni quiere escuchar las numerosas propuestas que desde Acacer se han realizado para que se pueda solucionar la gran tasa de paro que se está sufriendo en este país".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook