CaixaBank gana hasta marzo un 48% más tras integrar el BPI

29.04.2017 | 08:43
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, a la derecha, charla con el director de gestión y capital, Matthias Bulach.

CaixaBank ha alcanzado en el primer trimestre del año un beneficio neto de 403 millones de euros, un 48% más que en el mismo período de 2016, tras la integración, el pasado mes de febrero, del banco portugués BPI. La entidad, que por primera vez incorpora un banco de esta relevancia fuera de España, ha cerrado un trimestre "excelente" desde el punto de vista comercial, según destacó su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en rueda de prensa en el transcurso de la presentación de resultados. Con BPI, el margen de intereses de CaixaBank crece más de un 13%, hasta 1.153 millones de euros, mientras que los ingresos por comisiones lo hacen un 20,3%, con 588 millones.

Por su parte, el margen bruto se sitúa en 1.893 millones, un 1,5% menos, y el de explotación cae un 13,8%, hasta los 792 millones.

Gortázar subrayó que los ingresos nucleares o "core" de CaixaBank, como son los intereses, las comisiones y la actividad aseguradora, siguen ganando peso y ya suponen el 97% del total, frente al 81% que representaban hace un año. "Se ha dado un cambio en la composición de los ingresos, de manera que la dependencia de la aportación de las operaciones financieras es prácticamente nula", señaló Gortázar, que añadió que la contribución de las participadas también "ha ido a menos".

El directivo también hizo hincapié en que la ratio de morosidad de CaixaBank ha seguido mejorando con BPI, hasta situarse en el 6,7%, frente al 7,6% de un año, y que la rentabilidad ha mejorado en 65 puntos básicos, hasta alcanzar el 6,2%.

En este primer trimestre, las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones han alcanzado los 619 millones, un 51% más, después de registrar 152 millones asociados a 350 prejubilaciones y 154 millones de saneamiento de la exposición en Sareb.

En concreto, las pérdidas por el negocio inmobiliario han sumado 172 millones de euros, incluido el saneamiento por Sareb, sin el cual los números rojos de este negocio se sitúan en 64 millones.

Extraordinarios
Gortázar explicó asimismo que la integración de BPI ha producido un resultado extraordinario de 159 millones de euros este trimestre, un importe que permitirá compensar el coste del proceso de reestructuración que se acometerá en BPI en los próximos meses y que costará unos 155 millones a CaixaBank. De esta manera, remarcó el directivo, "el impacto global de la operación será neutro".

En la rueda de prensa, el consejero delegado de CaixaBank aseguró que la entidad está "absolutamente centrada" en la reciente integración de BPI y descartó acometer nuevas compras. "No tenemos ninguna operación corporativa sobre la mesa y creo que no la vamos a tener", afirmó el directivo al ser preguntado por si CaixaBank podría estar interesada en hacerse con Banco Popular o con el negocio en España de Deutsche Bank.

En referencia a la filial española de Deutsche Bank, Gortázar indicó que el tamaño que tiene CaixaBank y su inercia de crecimiento hacen que "las operaciones pequeñas tengan muy poco sentido" para la entidad.

Pero si las operaciones pequeñas "aportan muy poco" a CaixaBank, las de mayor calado, como podría ser la compra del Popular, presentan otro tipo de problemática también "muy relevante". "Ello nos hace pensar que el perímetro actual que tenemos es el que vamos a seguir teniendo durante mucho tiempo", recalcó

Gortázar, por otro lado, defendió la necesidad de modificar la Ley Hipotecaria española para dar seguridad jurídica al mercado."Si hay incertidumbre, la reacción de las entidades es dar menos hipotecas y más caras. Es de sentido común, necesitamos volver a dar seguridad jurídica al mercado hipotecario y de manera responsable, no populista", manifestó.

Cláusulas suelo
Respecto al procedimiento extrajudicial de las cláusulas suelo, Gortázar aseveró que el mecanismo puesto en marcha hace un par de meses "avanza correctamente" y que la entidad ya ha empezado a devolver los importes reclamados a los clientes que tenían derecho a ello."Estudiamos caso por caso, comprobando si ha habido falta de transparencia, y si no es así se lo explicamos a los clientes", detalló.

CaixaBank ha habilitado un equipo de 150 personas para analizar las reclamaciones por esta cuestión y ha cuantificado el impacto potencial máximo de las suelo en 1.250 millones de euros.

No obstante, la entidad ha provisionado 625 millones de euros, la mitad del impacto máximo, porque entiende que con esa cantidad será suficiente para devolver el importe a aquellos clientes que tengan derecho a ello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook