La deuda y el paro frenan la mejora del rating

13.10.2016 | 04:21
Imagen de un polígono industrial situado en Terrassa.

El crecimiento y diversificación de la economía española, así como la fortaleza de sus instituciones superan ampliamente la evolución de otros países con la misma calificación, aunque los altos niveles de deuda y de desempleo limitan el rating de España, actualmente en 'BBB+/Estable', según Fitch.

En su última valoración sobre España, la agencia destaca que se trata de una economía diversificada y de alto valor añadido, con un PIB per capita casi tres veces superior a la mediana de emisores con nota 'BBB', así como con fuertes instituciones en comparación con países de la misma calificación, tal y como evidencian las reformas estructurales aplicadas desde la crisis financiera.

"Los ratings se ven limitados por los muy altos niveles de deuda pública y externa y por una tasa de paro por encima del 20%", apunta la calificadora de riesgos, que actualizó por última vez el rating de España el pasado 29 de julio y ya no volverá a hacerlo hasta enero de 2017. De este modo, Fitch mantiene su previsión de que el PIB de España crecerá en 2016 a un ritmo del 3%, mientras que el próximo año la expansión de la economía se producirá a un más modesto 2,2%, que bajará al 1,9% en 2018. Por otro lado, los pronósticos de Fitch auguran que España cumplirá en 2016 el déficit pactado con Bruselas, ya que el desequilibrio negativo será del 4,3%, frente al 4,6% pactado, aunque en 2017 será del -3,5%, frente al -3,1% pactado, y en 2018 bajará al -2,9%. En cuanto a la deuda pública, los pronósticos de Fitch estiman que alcanzará el 100,5% del PIB este año y subirá al 101,1% el siguiente para regresar al 100,5% en 2018 y situarse en torno al 95% en 2024. La agencia considera que la repetición en junio de las elecciones generales no sirvió para despejar el panorama político en el país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook