La Agència Tributària tendrá en julio su delegación en Terrassa

08.10.2016 | 04:22
Aspecto de una de las cuatro oficinas propias que posee la Agència Tributària de Catalunya.
Aspecto de una de las cuatro oficinas propias que posee la Agència Tributària de Catalunya.

La Agència Tributària de Catalunya (ATC) ha iniciado los trámites para contratar, mediante concurso público, el alquiler de catorce locales en los que se ubicarán otras tantas oficinas de este ente. En Terrassa, la Generalitat está interesada en un local de entre 380 y 550 metros cuadrados, por el que pagará un máximo de ocho euros el metro cuadrado cada mes. El Govern prevé formalizar el contrato en julio de 2017.

En un comunicado, el departamento de Economía de la Generalitat informó ayer de este trámite con el que el Govern pone en marcha el despliegue de la ATC en el conjunto de Catalunya. Hasta ahora, la ATC dispone de cuatro oficinas, entre ellas la nueva sede de este organismo, situada en la Zona Franca de Barcelona, y está a punto de firmar el alquiler de un local de 850 metros cuadrados que ubicado en la calle Joan d'Àustria, cerca de la Vila Olímpica de Barcelona, que será la segunda sede de la ATC en la capital catalana y estará operativa en enero de 2017.

Con la licitación de estos 14 nuevos locales, publicada ayer en el Diari Oficial de la Generalitat, la ATC alcanzará las 19 sedes en 2017. Los nuevos locales deberán tener una superficie construida de entre los 200 y los 650 metros cuadrados y un precio de entre 4,5 y 9 euros el metro cuadrado al mes, y el Govern prevé que estas nuevas oficinas estén operativas a partir de julio.

División territorial
Los municipios que contarán con una nueva sede de la ATC serán Sant Feliu de Llobregat, Figueres, Granollers, La Bisbal d'Empordà, La Seu d'Urgell, Manresa, Mataró, Reus, Sabadell, Santa Coloma de Farners, Terrassa, Tortosa, Vic y Vilafranca del Penedès.

Unas ubicaciones en la que, según el Govern, se ha tenido en cuenta el volumen de actuaciones actuales o la división territorial de Catalunya, entre otros criterios.

La Generalitat aspira a asumir ya en 2017 la liquidación de Impuestos de Sucesiones y Donaciones y el de Transmisiones Patrimoniales, y también a hacerse cargo de la recaudación ejecutiva de deudas como las multas de tráfico, y de ahí la apertura de nuevas sedes.

Actualmente, los registradores de la Propiedad perciben unos 25 millones de euros del Govern por ayudarles a liquidar el impuesto de Sucesiones y Donaciones, y el de Transmisiones Patrimoniales, y para ello disponen de 55 oficinas repartidas por toda Catalunya. El Govern prevé denunciar el convenio en vigor con este colectivo y hacerse cargo de estas tareas con sus propios medios, pero el proceso entraña dificultades. Y es que el Govern quiere negociar con los registradores la integración en la ATC de 277 personas contratadas por los registradores para liquidar impuestos propios del Govern como el de Transmisiones Patrimoniales o el de Sucesiones y Donaciones.

Algunas quejas
La futura pérdida de oficinas liquidadoras de los registradores ya ha empezado a generar quejas en algunas poblaciones catalanas, como Igualada, que a finales de septiembre reclamó a la Generalitat que esta población pueda seguir disponiendo de una oficina liquidadora.

Por su parte, la Generalitat sostiene que, para reforzar la proximidad y capilaridad de la ATC, desplazará a personal propio a oficinas de la red Tributs de Catalunya, que cuenta con 142 oficinas propiedad de Ayuntamientos, Diputaciones y consejos comarcales.

La ATC recauda directamente 1.242 millones de euros de los 3.097 millones provenientes de ingresos tributarios que no están sujetos a los anticipos del sistema de financiación, lo que representa un 40% del total. Según el Govern, en la primera fase de desarrollo competencial se pasarán a recaudar 2.306 millones de euros anuales.

LA CIFRA

15. Es el número de nuevas oficinas que la ATC abrirá en Catalunya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook