CCOO advierte que continúa la destrucción de empleo juvenil

24.05.2016 | 04:21
Jóvenes accediendo a la oficina de empleo de la Generalitat (OTG) en Terrassa.
Jóvenes accediendo a la oficina de empleo de la Generalitat (OTG) en Terrassa.

En Catalunya hay 166.100 jóvenes sin trabajo, lo que se traduce en una tasa de paro juvenil del 27,8%, según un informe de CCOO. Este primer trimestre de 2016 deja una tasa de paro entre el colectivo de 16 a 29 años del 27,8%, cifra que traducida en valores absolutos asciende a esos 166.100 jóvenes que se encuentran en paro. "No deja de ser una tasa elevada, pero todavía resulta mucho más si la comparamos con la tasa de paro entre las personas de más de 29 años, que es del 15,5%, es decir, 12,3 puntos inferior", se asegura en el estudio. La tasa de paro juvenil, y a pesar de mantenerse elevada, ha conseguido disminuir 5,6 puntos respecto al año pasado, pero este descenso "sólo se explica con la continua reducción de la población activa juvenil, que actualmente se sitúa en el 58,6%, y parece que su tendencia es seguir a la baja", añade CCOO

La tasa de paro juvenil de larga duración se sitúa en un 10,2%, lo que significa que el 36,1% de los jóvenes en paro hace más de un año que buscan trabajo. Este indicador no sólo muestra las dificultades que tienen los jóvenes para acceder al mercado de trabajo, sino que también es un indicador de riesgo de exclusión social, ya que " la situación de desempleo durante un período prolongado puede acarrear consecuencias a lo largo de la trayectoria laboral del individuo". El perfil de joven que se ve más afectado por acceder al mercado laboral habla sobre todo de chicos (29,2%), especialmente los más jóvenes (59,3%), a los jóvenes sin estudios postobligatorios (42,5%) y los jóvenes extranjeros (36,3%). La destrucción de empleo juvenil continúa mientras se intensifica la precariedad laboral de quienes trabajan, dice CCOO. La tasa de ocupación cayó más de 20 puntos porcentuales desde el inicio de la crisis financiera en 2007 hasta la actualidad; así pues, del 64,9% de jóvenes ocupados ha pasado al 42,3%. "Con estos datos no se puede negar que las medidas para hacer frente a la crisis han supuesto la destrucción de muchos puestos de trabajo, pero sobre todo de puestos de trabajo especialmente para la gente joven, ya que los 847.600 registrados antes de la crisis hoy en día perduran unos 431.900, cifra impactante porque se ha reducido casi a la mitad".

La emigración como alternativa
Si se observan los cambios en la tasa de ocupación respecto al primer trimestre de 2015 y el primer trimestre del 2016 se comprueba cómo disminuye un 1,6%, pasando a ser del 42,3%, lo que no se debe tratar sin tener en cuenta los efectos de la disminución de la tasa de actividad juvenil, ya que a pesar de parecer en un primer momento que el paro entre los jóvenes disminuye, nada asegura que esta "mejora no venga dada por la emigración de muchos de nuestros jóvenes hacia otro país con el deseo de encontrar un trabajo digno" . El sector donde más jóvenes trabajan son los servicios, con un 81,1%. Los trabajos que desarrollan son predominantemente de baja calificación si se comparan con el resto de personas que trabajan en los servicios y son mayores de 29 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook